domingo, 18 de enero de 2009

FRIENDSHIP: Entrevista a Claudia Ortiz

Entre 1984-85 y 1995, en Santiago de Chile, Octavio Ortiz y su familia hablaban casi a diario por radio con miembros de una misteriosa Congregación del Sur de Chile, que parecía tener tratos con Seres Extraterrestres.

Durante 1999 y 2000, Claudia Ortiz, hija menor de Octavio, dio algunas conferencias sobre sus interesantes conversaciones y vivencias con los «Friendship».

En Febrero del 2002, le hice esta entrevista que publico ahora por primera vez.



XENTOR: Estamos aquí con mi amiga Claudia... la famosa Claudia Ortiz, en su nueva casa en Puerto Montt. ¡Pueden aplaudir!

CLAUDIA: ¡La crítica aplaude!

XENTOR: Bueno, será lo de siempre. Contar, me imagino, un resumen de cómo fue la experiencia tuya y de tu familia, y luego te hago las preguntas más espe...

CLAUDIA: No, poh. Empieza con las preguntas al tiro. Si la historia ya la tenís escrita, qué más querís, puh [risas].

XENTOR: Es que, a lo mejor hay algo que, contado por ti es diferente. De tu punto de vista, digo.

CLAUDIA: A ver...

XENTOR: De ahí veo si lo pongo o no [risas].

CLAUDIA: Bueno yo sé que... mira, aparte del hueveo, yo hace poco tiempo pensaba...

XENTOR: ...hasta que te golpeaste la cabeza [risas].

CLAUDIA: Hace poco tiempo pensaba que... en realidad la manera en que empezó la historia es divertida. Todo lo que pasó en el Faro Mitahue... A quién conocimos primero, que fue Alberto, del Mitilus II... Nada que ver con Friendship todavía. Nosotros conocimos a Alberto antes, mucho antes de conocer a Ariel, y todo lo que tenía que ver con la isla. Yo cacho [creo] que eso, de repente hay que destacarlo, porque es importante. No fue una historia que empezó así como...

XENTOR: Tan de repente...

CLAUDIA: Claro. Fue todo un preámbulo para conocer a esta gente. Se dio para eso.

XENTOR: ¿Cómo resumirías ese preámbulo?

CLAUDIA: Eeemm... Bueno, yo creo que todo empezó la noche que llamó un marino de un faro, del Faro Mitagüe, que estaban viendo un... tenían un Avistamiento y... el objeto era muy grande. A todo esto, no querían contarle a mi mamá, porque estaban llamando a los militares, por banda de 11 mts. Como no lo atendió nadie, lo atendió mi papá que lo vio medio desesperado.

Y éste tipo, ya al final le empezó a contar que estaban viendo este objeto, y que era sumamente grande, que cambiaba de amarillo a rojo y anaranjado. Y ellos no eran los únicos que lo estaban viendo. Lo estaban viendo también desde otros barcos.

Y se hablaban entre ellos y discutían entre ellos, porque uno le decía al otro que: «¡No! ¡Tú tienes que avisarle a los militares», «¡No! Es que tú estás en el barco, tú tienes que avisarle», «¡No, pero tú estás en el faro!»; y tenían discusiones ridículas de quién avisaba.

Al final este muchacho del faro le contó a mi papá. Y... de repente se escucharon gritos, y luego un silencio en la radio. Y esperamos un rato, y este tipo retomó la conversación, diciendo que el objeto había pasado por arriba del faro.

Mucha de la gente que vivía en el faro se quemó. Quedaron medios trastornados. Decían que las brújulas y todo eso... se volvió loco el instrumental del faro. Y... pasó piola [desapercibido], en realidad. Nadie pezcó [le dio importancia].

Después nos comunicamos con Alberto...

XENTOR: Para ubicarnos en el Tiempo y en el Espacio, esto ocurre ¿En qué fecha?

CLAUDIA: Mira, yo, fechas, soy re-mala. Tiene que haber sido como...

XENTOR: Cerca de 1985, creo...

CLAUDIA: Ochenta y cuatro... ochenta y cuatro... sí, 84 yo diría, porque después... después la otra conversación fue con Alberto...

XENTOR: ¿Y el lugar?

CLAUDIA: En el Faro Mitahue. Archipiélago de los Chonos.

XENTOR: Al Sur de Chiloé...

CLAUDIA: Claro. Entre la Décima y la Décimo-Primera Región. El Faro está en el mapa. ¡Es súper ubicable!

[En realidad, esto no es así, hasta el punto de que algunos ufólogos «escépticos» han puesto en duda hasta la existencia del Faro, para desprestigiar el caso. Sin embargo, por lo que dice Ernesto de la Fuente, otro reconocido contactado con Friendship, el hecho ocurrió cerca de la Isla Williams, hacia el Paralelo 45 y Meridiano 74º 30’ (por lo tanto, decididamente en la Región de Aysén). Se cree que la Isla Friendship se encuentra en la misma zona].

XENTOR: ¿En una de las Islas?

CLAUDIA: Claro, en el Archipiélago. Bueno y después nos comunicábamos con Alberto. Él nos contaba que vio lo mismo. Y, como algo curioso, se le había perdido el instrumental que él llevaba en su barco.

Me acuerdo que en ese tiempo, él se dedicaba al estudio del choro zapato. Para la Universidad de Chile. Eso nos decía...

XENTOR: Hizo un Informe de 3.000 páginas acerca de «La importancia del choro zapato en la cazuela chilota»... [risas].


EL LOCO ALBERTO

CLAUDIA: Y era re-loco. Alberto era súper trastornado. Era bueno para la risa, ¡Fumaba como maricón celoso! Era súper... era bueno para la chuchada [hablar con improperios], para la chuchoca [alimento típico del sur], mira... hablaba por radio. Era súper histérico, fumaba como contratado.

Y una de las cosas entretenidas que nos contó una vez fue que se había encontrado con un indígena, en una isla. Pero... el indígena no sabía hablar, nada. Era como el Eslabón Perdido... ¡Ermitaño total! Y él no halló nada mejor que llevárselo en su bote.

XENTOR: ¿A dónde?

CLAUDIA: ¡Se lo llevó con él! ¡A navegar! Y le puso al tipo, Juan Lucero. Juan... porque tenía que ponerle un nombre. Y Lucero, porque todas las noches conversaba con nosotros.

XENTOR: El Nombre Clave de ustedes era Lucero.

CLAUDIA: Claro.

XENTOR: ¿Como familia o...?

CLAUDIA: La Familia Lucero... La Estación Lucero...

XENTOR: Claudia Lucero...

CLAUDIA: Claro. Alberto era re-yunta [muy compadre] con mis papás y nos invitaba a navegar con él. Nos decía que nos juntáramos, que fuéramos en su bote... Que él lamentaba no tener una casa dónde acogernos, pero que su barco era su casa. Que ahí nos podía recibir. Y andaba con su Juan Lucero para todas partes. Que, a todo esto, tenía caleta [gran cantidad] de fuerza, decía.

Y así pasó el tiempo, súper normal. Las típicas conversaciones de radioaficionados. Nada muy profundo... Y yo era la que menos hablaba. Yo estaba re-chica. Yo tenía 8 años... 7 años... Yo, más bien escuchaba, en realidad. Yo hablé súper pocas veces. Mis hermanas mayores hablaban más.

Después de harto tiempo, nos perdimos con el Alberto. Hasta que... ¡Un día apareció de nuevo por radio! Pero estaba súper calmado... había dejado de fumar... Otra anécdota divertida de este tipo es que, creo que botó a un alcalde de Quellón [risas].

En algo andaba el alcalde, y éste pasó rajado [a gran velocidad] en el suyo y lo dio vuelta... Mira, algo así pasó, que fue súper comentado en Quellón. ¡Así de loco era! ¡Y ahora no! Estaba súper relajado, súper calmado...

XENTOR: Cambió de un momento a otro...

CLAUDIA: Oye, pero, ¡Increíble! Y nos dijo en esa oportunidad que él ahora tenía un hogar dónde recibirnos. Que estaba trabajando para unos gringos, decía que eran medios raros. Que él les traía material desde Valparaíso al sur, a una isla. Que no sabía lo que transportaba, decía. No tenía idea. Pero él trabajaba para los gringos, y los gringos le pagaban súper bien, decía. Así que ya no trabajaba en el choro zapato. Y relajado total.

Hasta que... nos presentó a Ariel. Y ahí empezaron las conversaciones con Ariel. Pero la más importante, de todas maneras, yo creo que fue cuando ya empieza lo extraño, digamos; cuando empieza lo cuático [extraño, loco, incomprensible] de la historia... Es cuando... ¡Ahí en el avistamiento! El del 17 de Agosto del ‘85.


EL AVISTAMIENTO DEL '85

XENTOR: Ahí cambió todo...

CLAUDIA: Ahí, ahí cambió... Pero, ¿Sabes qué? Nosotros no cachábamos [tomábamos conciencia]. No cachábamos qué onda [lo que ocurría]. Yo creo que fuimos una familia súper inocente. Porque no...

XENTOR: No dimensionaron lo que les estaba pasando...

CLAUDIA: De partida éramos NEÓFITOS en todo lo que tuviese que ver con materia Ufológica. En esos años todavía, cuando tú hablabas de Ufología, era tabú. Era algo súper raro. O sea, hablabas de un ET, y te imaginabas una cosa verde, chica, peluda... ¡Nada que ver! Ahora es un tema abierto. Antes no, antes no se hablaba tanto de estas cosas. Entonces, yo creo que todo el mundo en general era como bien reacio o neófito, en realidad no sabíamos.

Lo bueno de este Avistamiento es que... Bueno, grabamos la conversación que tuvimos con Friendship, mientras sucedía. Y lo otro fue que... ¡Cualquier cantidad de testigos! Más de 2 millones de personas en Santiago vieron el objeto. Se vio en Viña del Mar también... Como de las 12 del día, hasta las 9 de la noche, un día Sábado...



XENTOR: Se vio en Argentina también...

CLAUDIA: Se vio en Argentina, en Buenos Aires. El Observatorio de La Plata, también tiene registros del Avistamiento... Hace poco tiempo atrás supe que la Fuerza Aérea Argentina había enviado dos aviones a investigar este objeto, y... uno de los aviones volvió. El otro...

XENTOR: Fue a investigar y terminó siendo investigado [risas]. ¡Fue por lana y salió trasquilado!... ¡Cazador cazado! [risas].

CLAUDIA: Se fueron dos y volvió uno... Y el objeto lo vio cualquier cantidad de gente.

XENTOR: Ese Avistamiento lo anunció Ariel, uno de los Friendshipianos...

CLAUDIA: El Ariel nos dijo que saliéramos al patio y miráramos al cielo. Y como yo era la más chica (y la más intrusa, también)... Me fui a encaramar en el portón de mi casa, en la parcela, y miro hacia arriba, y la cuestión estaba en diagonal a mi casa... casi sobre mi casa. Como mirando medio... entre para el lado y arriba.

XENTOR: ¿Y dónde estaba tu casa?

CLAUDIA: En La Florida, en Las Perdices.

XENTOR: Eso queda al Oriente, al Norte...

CLAUDIA: Al Este.

XENTOR: Hacia la Cordillera...

CLAUDIA: Hacia la Cordillera. A los pies del cerro, de la Cordillera de los Andes. Y empezamos a ver el objeto... Salió mi papá, mi mamá, todo el mundo. Y éste tipo empezó a predecir hacia dónde se iba a mover, dónde iba a descender... En un momento nos dice que va a descender frente a Farellones.

Y hace poco tiempo, como un año y medio, fuimos con mi papá a Farellones y efectivamente: había gente que estaba en ese tiempo, que se acordaba del OVNI, que nos dibujó el objeto tal como se había visto. Que descendió, efectivamente, a muy baja altura, en Farellones, e incluso se acordaban que habían hartos turistas en ese tiempo, porque era Agosto, era Invierno. Y que los turistas salieron arrancando [risas]. ¡Son cosas que, en realidad, nadie sabe!

Ahora... medio se contradice la historia con lo que dice la Fuerza Aérea, porque... Yo estuve conversando hace poco tiempo con alguien de la Fuerza Aérea y, según el registro que tenían ellos de ese tiempo, el objeto debería haber estado a no sé cuántos pies de altura, y de tamaño... una barbaridad...

XENTOR: ...¡Para que se vea en todos lados al mismo tiempo!

CLAUDIA: Para que se vea tan cerca, ¿Entiendes?

XENTOR: Eso mismo pensaba yo, porque si se vio en Viña del Mar y en Argentina... ¡Tiene que haber estado terrible de alto! ¡Y tiene que haber sido muy grande!

CLAUDIA: Pero, sin embargo, la gente de Farellones dice que ¡Descendió a Farellones! Y la generalidad de la gente que lo vimos, alcanzamos a apreciarle la forma perfecta del objeto. O sea... O era muy, muy grande... O bajó. Bajó harto. Entonces, ahí hay cosas que no... como que no concuerdan mucho.

Pero de que el objeto estaba, estamos todos de acuerdo. Y nunca nadie ha podido desmentir que se trataba de un Objeto Volador No Identificado. NADIE. Por más que se ha tratado el tema, nadie hasta el momento en estos 18 ó 19 años que creo que ya vamos a cumplir, ha podido desmentir esa parte de la historia, que es el registro más importante que se tiene... aparte de la explosión el Challenger, que también nos anunciaron los de la Isla.

XENTOR: Con media hora de anticipación...

CLAUDIA: Con media hora de anticipación.

XENTOR: Y todo grabado en las cintas...

CLAUDIA: Todo grabado en las cintas. Bueno, terremotos, conversaciones... Pero, ¿Sabes que así y todo...? Nosotros los encontrábamos raros, ¡Pero no atinábamos [reaccionábamos]! [risas]. Era algo extraño, pero...

XENTOR: No se pegaban el alcachofazo [comprensión súbita de las cosas]...

CLAUDIA: Yo creo... ¿Sabes?... Que yo creo... Que... Que...

XENTOR: Yo creo que es algo de la Mente Humana. Cuando encuentra algo que está fuera de su Sistema de Creencias, como que lo cuela, lo pasa por alto...

CLAUDIA: O a lo mejor estábamos tan acostumbrados a que pasara... ¡Que no era importante!... Porque ahora que no pasa... ¡Claro que uno se asombra, mirando hacia atrás! Pero en ese tiempo, ya era tan común... Era tan cotidiano que nos dijeran cosas, o que nos adivinaran cosas, que ya no era...

XENTOR: ¡Nada del otro mundo!

CLAUDIA: No era nada del otro mundo. Eran nuestras conversaciones diarias, no más.


DOS CASOS PARA REFLEXIONAR

XENTOR: Yo iba a hacer un comentario acerca del OVNI, porque... No sé si fue en Setiembre del ’98 (tú me corriges si recuerdas mejor la fecha), que salió el famoso «OVNI-Picarón», ese que era como una nube en forma de rosquilla...

CLAUDIA: ¡Ah! ¡Sí lo vi!

XENTOR: Tú también lo viste.

CLAUDIA: Sí. Lo vi.

XENTOR: ¿Recuerdas la fecha?

CLAUDIA: Sí, lo tengo anotado. Fue el 8 de Octubre.

XENTOR: ¡Ah, Octubre!

CLAUDIA: Fue el 8 ó el 9 de Octubre, lo tengo anotado en una agenda, porque estaba en Freirina yo. Y venía ese día viajando a Santiago, me acuerdo yo. Me acuerdo que lo vi en Freirina. Después tomé el bus a las 10 de la noche de Vallenar. Y el inspector que salió de Coquimbo, lo había visto en Coquimbo. Llegué a Santiago, y mis papás lo habían visto en Santiago.

Y en la radio... Pudahuel, me parece que era; o... una de las radios que había en Santiago, habían tomado los datos de unas personas en Los Ángeles que habían llamado, y se estaba viendo en Los Ángeles. Se estaba viendo, aproximadamente en todo Chile.

XENTOR: Claro. Lo extraño de este caso es que era un objeto que, a simple vista no mostraba más de 3 metros de diámetro (yo lo vi), se veía también a pocos metros del suelo, pasando casi a ras de los tejados de las casas, con extrema lentitud... así lo veía uno.

Pero lo curioso es que este objeto recorrió prácticamente todo Chile de Sur a Norte, y durante 15 minutos se vio simultáneamente en... ¡Prácticamente todo Chile!

Entonces, eso es lo que extraña. ¿Cómo un objeto que se veía tan cerca del suelo y que se desplazaba tan lento, pudo haber sido visto simultáneamente en todo Chile en ese escaso lapso de 15 minutos? Es una cosa imposible para nuestra ciencia encasillada en lo tridimensional.

La única explicación, a mi entender, es que, lo que estábamos viendo era un fenómeno que, producido en la Cuarta Dimensión por alguna Inteligencia, veíamos su efecto, al interactuar con nuestro Espacio-Tiempo más limitado... Como pasar los dientes de una peineta sobre una superficie de dos dimensiones.

Y el mismo principio podría aplicarse al OVNI de 1985. No se trata de qué tan alto estaba el objeto, o la velocidad a la que se desplazaba, sino una nueva Coordenada que le permitía ser visto simultáneamente en diferentes ciudades o a diferentes alturas...

CLAUDIA: No y, ¿Sabes? Pasaron hartas cosas importantes por aquel tiempo, porque, después de este Avistamiento... Mira, yo diría que bastante poco tiempo después, cayó un objeto en Paihuano, en el Valle de Elqui [uno de los principales Centros Energéticos de Chile, sino el mayor de todos].

XENTOR: ¡Ah, claro! ¡Sí!

CLAUDIA: Y yo fui a Paihuano. Fui con el hijastro de Ernesto [De La Fuente]. Fuimos a echar un looking. Claro, efectivamente, el objeto alcanzó a estar una hora sobre el cerro, y llegaron militares. Según lo que a mí me comentaba la gente de Paihuano (alcancé a hablar con harta gente), el aviso lo dio el Observatorio Tololo.

Y llegaron inmediatamente helicópteros militares y acordonaron la zona. Alcancé a hablar con los Carabineros, que fueron los primeros que subieron a caballo, y fueron los que tomaron fotografías. No me quisieron mostrar las fotografías. No me dijeron mucho tampoco.

Pero la gente que vio el objeto dice que, efectivamente, era un objeto metálico, redondo, muy brillante, que se partió por la mitad. Una quedó en la mitad del cerro y la otra quedó sobre el cerro. Y después se dijo que no, que eran «proyectiles», que justo era la Operación Unitas, y...

XENTOR: La típica mentira oficial para encubrir la Verdad...

CLAUDIA: ¡Bueno, y al final no se supo nada! No se supo nada, absolutamente nada. Pero en ese tiempo, en esas fechas, hubieron varios Avistamientos, varias cosas súper interesantes, además.


«LA VIDA CAMBIÓ»

XENTOR: Volviendo a Friendship. Me gustaría que hablaras de las comunicaciones que tenían con ellos: qué contenido tenían, algo interesante que contar...

CLAUDIA: ¡Huy, de todo! Es que... No era algo específico... Hablábamos de todo, de Religión, de Ciencia, nos trataron de enseñar un resto de Astronomía...

XENTOR: ¿Qué pensaban ustedes cuando les hablaban de esas cosas?

CLAUDIA: Nada. Nosotros no cachábamos [entendíamos] nada.

XENTOR: Pero, ¿Les daba curiosidad, al menos?

CLAUDIA: Sí. Salíamos al patio entre medio, y mirábamos las Estrellas, y tratábamos de cachar [darnos cuenta], y...

XENTOR: De entrar en onda con el tema...

CLAUDIA: ¡Claaaro!, pero... [se ríe] Pero nunca fue, si no cachábamos nada... Igual, la vida cambió. Cambió al tiro. Ya la gente con la que estábamos todo el día, o la gente que nos venía a visitar, ya no era el común de personas, comunes y corrientes, sino que eran todos los que... les gustaba el tema... o quienes se interesaban... gente que llegaba a la casa. En ese tiempo, mi casa, ¡Olvídate! Pasó llena.

XENTOR: ¿De qué tiempo estamos hablando?

CLAUDIA: Ochenta y... ¡Después del 85! 86... 87... 88 para adelante.

XENTOR: O sea, desde un principio, se empezó a correr la voz...

CLAUDIA: ¡Claro! Aparte que nosotros no fuimos los únicos que los escuchamos por la transmisión de radio.

XENTOR: ¡Ah, claro! Si era radio en frecuencia abierta.

CLAUDIA: Hubo harta gente así que... Después, casi toda esa gente se juntó. ¡A comentar lo que había pasado! Y empezó como una... amistad... y curiosidad... y un montón de cosas. A todo esto, mi papá se había enfermado también en ese tiempo. Le había dado Estafilococo Dorado, y...

XENTOR: ¿Qué es eso?

CLAUDIA: Un... un Virus... O... ¿Cuál es el que no se muere? ¿El Virus o la Bacteria?

XENTOR: Mmm... creo que el Virus...

[Buscando información ahora, me encuentro con que se da el nombre de Estafilococo a las Bacterias redondeadas que se agrupan en racimos. El Estafilococo Dorado es un tipo de Bacteria específico].

CLAUDIA: ...Que todos tenemos, pero que en algunas personas se activa. Y es re-penca [muy desagradable] la enfermedad, porque es difícil de curar. Es como que algo te va comiendo por dentro, una onda así. Y a mi papá le dio esa cuestión. Lo tenían que operar.

Y en ese tiempo, había que operarlo, y los Friendship nos decían que no, que no lo operáramos. Que habían otras formas de sanarlo. Porque decían que, si Dios te había puesto algo en el cuerpo, no teníamos que sacarlo.

Y en el fondo, a mi papá, lo que había que hacerle era extirpar la parte del cuerpo que estaba mala... que era el intestino. Había que sacarle un pedazo de intestino.

Entonces, estos tipos decían que no, que habían otras maneras de curarlo. Y que ellos podían curarlo, si viajábamos a donde estaban ellos. Y ahí fue nuestro primer viaje.

Mucho tiempo después... porque no pudimos llevar a mi papá enfermo. ¡Ah! Incluso nos ofrecían que nos iban a buscar hasta Talcahuano. Pero no, era imposible llegar con mi papá hasta Talcahuano, en las condiciones que estábamos.

Así que, al final, lo operaron en Santiago, y después que se mejoró, bastante tiempo después, viajamos por primera vez... para irnos a la isla.

XENTOR: Fue la primera invitación...

CLAUDIA: La primera vez que nos fuimos... ¡Y la primera vez que nos devolvimos también!

XENTOR: Claro. 3 veces... ¿Cómo fue esa primera vez?

CLAUDIA: ¿Sabes qué? Yo... me acuerdo de fragmentos, no más. Me acuerdo cuando estábamos en Chiloé... Me acuerdo cuando estuvimos en el muelle...

XENTOR: ¿Qué muelle?

CLAUDIA: En el muelle de Quellón. Me acuerdo que esperábamos... ¡Pero que después nos devolvíamos! ¡Y no pasaba nada! Después de toda la expectación... ¡Nos devolvíamos a la casa!

XENTOR: Y eso son como... ¿Dos días de viaje?

CLAUDIA: Sí, igual, nosotros pasábamos a todas partes cuando viajábamos. Dormíamos en todas partes...

XENTOR: ¡Ah, entonces demoraban más!

CLAUDIA: Éramos súper buenos para conejear [quedarse temporalmente en diversos sitios]. Nos demorábamos caleta [gran cantidad] de tiempo en llegar a Chiloé, y después devolvernos... Además que en ese tiempo, el camino de Chiloé...

XENTOR: ...Era más malo.

CLAUDIA: Era de tierra. Por lo menos de Castro a Quellón, era tierra, me acuerdo...

XENTOR: Ripio...

CLAUDIA: Era ripio. Llegábamos como empolvados a la cuestión. No es como ahora que está todo modernizado, nooo. ¡Era un suplicio llegar a Quellón! Pero siempre nos devolvíamos.

Después, empecé a entender yo, que a mi papá le daba miedo que nos fuéramos. Le daba miedo que nos pasara algo... ¡Típico miedo de los papás!

XENTOR: ¡Ah, era por ustedes el miedo!

CLAUDIA: Por nosotras, por mi mami. Porque pensaba que, a lo mejor podían experimentar con nosotras, que nos iban a separar y... Nosotros es re-poco lo que hemos estado separados. Yo, ahora estoy acá, pero siempre hemos estado acostumbrados a estar juntos. Y no hay día que no llame a mis papás.

XENTOR: ¿Todos los días?

CLAUDIA: Todos los días... Y esa es otra cosa entretenida que, yo creo que como familia, nos consolidó cualquier cantidad esta gente. Salíamos a acampar... Nos decían que teníamos que salir a acampar, y todo eso. Así que nosotros hacíamos cualquier cantidad de cosas juntos... Salíamos, acampábamos, íbamos para todos lados juntos... No como cualquier familia en realidad...

Lo pasábamos bien. Y era entretenido, era interesante. Empezábamos a aprender también de la gente que llegaba a la casa, y las mismas cosas que nos decían los Friendship.

Y ya después de un tiempo, preguntábamos cosas... Pero siempre conversaciones entretenidas, en realidad. Nunca nada malo. Hasta conversaciones divertidas habían. ¡Hasta echaban la talla [hacían bromas], me acuerdo yo! ¡Hasta de tallas se iban!

Mi mamá igual. Se reían. Era tan... cotidiano. No era nada del otro mundo. Yo creo que... es verdad. Se convirtió en algo extraño después... cuando dejó de pasar. Ahí empezamos a encontrar lo extraño.

XENTOR: A pensar qué fue lo que pasó...

CLAUDIA: Antes... fue parte de nuestra vida.


ESFERITAS DE LUZ

XENTOR: Tú me habías contado de esferitas de luz que veían mientras acampaban...

CLAUDIA: ¡Ah, sí! Oye, cada vez que íbamos a acampar, y esto no es talla, ¿Ah? Porque en realidad, nosotros nunca que salíamos a acampar, salíamos solos, siempre salíamos con otras familias... o gente que se dedicaba al tema.

Y... ¿Sabes? Cada vez que salíamos a acampar, me acuerdo que siempre íbamos al Cajón del Maipo, y al cerro que se ve desde mi casa. ¡Oye, siempre veíamos lucecitas!

Siempre veíamos Caneplas [según los Contactados, Monitores Extraterrestres, con aspecto de luces esféricas], a veces grandes. Me acuerdo que, a veces nos dedicábamos, con una linterna a hacerles cambios de luces... ¡Oye! Pero era una entretención... Y tampoco era nada extraño, porque sabíamos que si íbamos a acampar...

XENTOR: ¿Cómo eran esas luces?

CLAUDIA: La típica luz brillante, blanca, que aumenta de tamaño, que a veces se divide en dos, se divide en tres...

XENTOR: ¿Entre qué tamaños estamos hablando?

CLAUDIA: Tamaño, no sé, porque cuando tú la ves sobre los cerros...

XENTOR: ¡Ah, a lo lejos!

CLAUDIA: ¡Claro! Tú la ves a lo lejos, pero a veces se agrandan, a veces se achican. De repente... bajaban, subían, hacían unos juegos de distancia y de velocidad, que, en realidad...

XENTOR: Y a la distancia, ¿De qué tamaño se veía? Como una estrella, o más grande...

CLAUDIA: Como un lucero, más grande que un lucero. Y esa luz típica, blanca, medio azulina, porque en realidad, es como blanca, tan...

XENTOR: Más blanco que el blanco.

CLAUDIA: Claro, es como esas luces blancas... fluorescentes, medias raras...

XENTOR: Yo creo que le echaban «Detergente Ariel» a las luces... [risas]. ¡El mismo Ariel de Friendship les echaba su detergente para que brillen más.

CLAUDIA: Brillantes... de repente se separaban y de repente desaparecían también. Y ahí, ya nosotros cachábamos [sabíamos distinguir] lo que eran los satélites, y toda la onda... pero era súper entretenido. Fueron épocas bonitas... Nos hablaron harto de la Familia, harto de la Amistad...

XENTOR: ¿Qué decían, por ejemplo? Algo que recuerdes tú...

CLAUDIA: Mira, siempre hablaban de la Amistad. Harto, caleta de la Amistad. Y siempre recalcaban eso: el Amor, la Amistad... Nos hacían leer la Biblia... ¿Qué nos decían más específico? No, no me acuerdo. Pero... [Largo silencio]... No sé, yo como que no practico mucho la cuestión. No soy muy amistosa, no.

XENTOR: Yo creo que sí...

CLAUDIA: Yo creo en la Amistad y todo, pero... en realidad... yo tengo... ¡Recibo a todo el mundo! Sí, pero... pero amigos, tengo re-pocos... A lo mejor eso es la verdadera Amistad, porque yo... no puedes ser amigo de todo el mundo. No todo el mundo es tu amigo.

Ahora, que tengas que ser más pesado [difícil de tratar], o más simpático, eso nada que ver. Pero, la Amistad, la Amistad, yo creo que está en tu núcleo familiar. Ahí está la Amistad, ahí está el Compañerismo. Porque en un núcleo familiar siempre se es incondicional. Como debe ser un amigo, como debe ser...

No sé, en un núcleo familiar es donde puedes representar todo lo que es el Amor, la Fidelidad, la Amistad... ¡Todo ahí! Todo ahí... [Largo silencio].


LA LUNA AZUL Y LA GENTE DE LA ISLA

XENTOR: Yo me acuerdo que una vez me hablaste de la Luna, eso de la Luna Azul... ¿Cómo era eso?

CLAUDIA: ¡Ah! Y, cosas que veían ellos. Decían que hay una época del año en que la Luna no se ve igual que siempre. Que se torna de un color azulado... ¡Y querían que nosotros lo viéramos!

XENTOR: ¿En qué época era eso? ¿Te acuerdas?

CLAUDIA: Tiene que haber sido Verano... Y me acuerdo que salimos todos, que mirábamos, pero, por más que mirábamos y todo, no... no, no, no, no... la misma Luna de siempre, no más. Y ahí ellos nos recalcaban: que si estuviéramos allá en la Isla, disfrutaríamos de ver cosas que suceden a nuestro alrededor, y que nosotros no las podemos apreciar.

XENTOR: Cuando me contaste eso, me acordé de una leyenda que hay en el Tíbet. De la Ciudad de la Luz, que se llama Shambhala, donde hay Maestros Inmortales, gente que llegó a un avance espiritual tan alto que se transformaron en Seres de Luz, y son inmortales, y están ahí desde hace muchos milenios.

Y se dice que esta Ciudad de Luz está en un lugar que es llamado «El Valle de la Luna Azul» a donde sólo llegan los puros de corazón. Y que cuando el viajero veía a la Luna de este color, era seña de que estaba cerca de presenciar la gloria de esta Ciudad que no se encontraba en un Plano Físico... Yo me acordé de esta leyenda cuando me contaste eso por primera vez.

[En el Perú también existe una leyenda sobre un «Valle de la Luna Azul». Y en la Patagonia, que está en las Antípodas de Shambalah, está la leyenda de Elelín, la Ciudad de los Césares, donde también vivirían hombres inmortales de aspecto nórdico. ¿Tendrán algo que ver Friendship con esto?].

CLAUDIA: También nos contaba harto de la gente que vivía en la Isla...

XENTOR: Ya. ¿Y cómo era eso?

CLAUDIA: Decían que... Bueno, había de todo en la Isla. Nos explicaban para que nosotros más o menos cacháramos para cuando vayamos allá. Nos decían que habían computadores en la Isla, que nosotros teníamos nuestra casa allá, que no necesitábamos nada... Ni siquiera el cepillo de dientes. Que todo lo que necesitábamos estaba allá.

Que la gente allá, todos se dedicaban a cosas diferentes de las que hacían... en el mundo real, digamos. Y decían que allá la juventud APRENDÍA... No estudiaba, sino que APRENDÍA. Nosotros no entendíamos, y le preguntábamos que cuál era la diferencia.

Ariel decía que cuando uno estudia, ¡Claro, y es verdad! Te metes cosas en la cabeza no más, y te las metes y te las metes y te las metes. Pero cuando tú APRENDES...

XENTOR: Asimilas.

CLAUDIA: Las asimilas. ¿Y cómo ellos aprenden? PRACTICANDO. O sea, si tú vas a ser enfermero, te empiezan a enseñar al tiro a poner inyecciones, las partes del cuerpo, TODO ES PRÁCTICA.

XENTOR: Eso es lo que siempre he pensado yo, cómo deberían ser las cosas...

CLAUDIA: No, no en teoría, porque en realidad, llega el momento de la práctica, y no sabes qué hacer.

XENTOR: ¡Claro! ¡No saben qué hacer!

CLAUDIA: Y cosas así... Nos decían que en el Invierno, cuando aquí es Invierno en la Isla, a la juventud se la llevaban a otras partes.

XENTOR: ¿A dónde?

CLAUDIA: A Europa... No sé en qué parte. Me imagino que a las otras Islas que tenían ellos.

XENTOR: Esa... no me la habías contado. Así que se los llevan a aprender durante esa temporada... Cuando aquí es Invierno, allá es Verano... OK. ¡Qué loco! ¿No les contaron más? ¿Qué... qué aprendían?

CLAUDIA: No, no preguntábamos mucho, pero... me acuerdo que mi hermana en ese tiempo estaba estudiando Educación Diferencial. Y Ariel le comentó, le dijo que para qué estudiaba eso, de qué le iba a servir más adelante; a quién iba a atender más adelante. Y mi hermana se retiró de la carrera [risas].

XENTOR: ¿Y en qué está ahora?

CLAUDIA: Estudió Diseño Gráfico Publicitario. Yo... yo no sé. Yo... Para mí, en realidad, estos tipos eran súper normales, porque yo era súper chica; yo cacho que asimilé cualquier cantidad las cosas que hablaban... Yo escuchaba, más que nada, pero era tan normal, yo era tan chica, estaba tan acostumbrada a escucharlos.

He estado TAN ACOSTUMBRADA a vivir con Friendship toda la vida, que... de hecho, por eso estudié Técnico en Pesca... Siempre quise venirme al sur. Siempre he tratado de buscar algo más que, no sé todavía, que... me imagino que es llegar algún día a conocer la Isla o irme para allá, no sé.

XENTOR: ¿Todavía tienes esas ganas?

CLAUDIA: Sí, yo creo que SIEMPRE la inquietud queda. A pesar de que ya estoy en otras cosas...

XENTOR: ¡Claro! O sea, tienes pareja, ya estás embarazada... Por eso la pregunta...

CLAUDIA: Y como que tiras un poco la esponja, porque, esperar tanto tiempo... Hace tanto tiempo que no sabemos nada de ellos... Tanta gente que se ha metido en el cuento... Tanta gente mala, en realidad, que ha usufructuado de los Friendship...

XENTOR: Claro, unos tratando de saber, y otros aprovechándose de la gente que quiere saber...

CLAUDIA: ¡Claro! Ahora, TODO EL MUNDO es Friendship, ¿Cachai? [¿Te das cuenta?].


TERGIVERSANDO EL TEMA

XENTOR: ¡De eso te iba a preguntar también! Que cuentes un poco lo que conoces de esa gente que ha estado tergiversando el tema... Lo que sepas tú, lo que quieras contar...

CLAUDIA: Mmm... ¿Sabes? Yo creo que, en realidad, la gente que habla de Friendship...

XENTOR: Los que saben no hablan y los que hablan no saben...

CLAUDIA: ¡Exacto! Si. Los que saben... no dicen nada. Y, yo cacho que mi papá, o nosotros, contamos la historia, porque tenemos las pruebas para... para contarla. Igual, el hecho de tener los cassettes, yo creo que nos avala, porque o si no, nos habríamos quedado callados. Y en realidad nosotros nunca habíamos dicho nada. Fue... que nos chorearon [robaron] unos cassettes, y ahí cagó toda la onda [se echó a perder todo].

XENTOR: ¡Eso! ¡Cuenta, cuenta un poco de eso! ¡Vamos a señalar el delito y a sus culpables!

CLAUDIA: Se chorearon 3 cassettes, y uno de esos, fue justo una grabación del 17 de Agosto de 1985... No sé como llegó a España... En España, una revista editó el cassette, se lo apropió... Ganó más plata que pelo en la cabeza con el cassette...

XENTOR: «Karma 7».

CLAUDIA: La «Karma 7»... Y en realidad nosotros nos pusimos a hablar, porque...

XENTOR: Se sintieron obligados...

CLAUDIA: Tergiversaron tanto la historia... pusieron tantas estupideces...

XENTOR: Se sintieron en la necesidad de...

CLAUDIA: ¡Claro! Nosotros nos sentimos súper tocados en la necesidad de aclarar la situación. Y en eso que empezamos a aclarar la situación, se empezó a meter otra gente, y más se tergiversaba, y más... y más quedaba la cagada, y al final salió la Isabel [López], los Nuevos Friendship, los Telépatas... [risas]. ¡Oye! Los otros que ven Tridentes por todos lados, que, poco menos que [los Friendship] tienen 3 dedos... Y ahí empezó a quedar la cagada...

XENTOR: Pero digamos... Haciendo un resumen esquemático de cada grupito, ¿Qué podrías decir de cada uno de ellos, sintéticamente?

CLAUDIA: ..........

XENTOR: Yo me acuerdo de los Vanrash, por ejemplo. Eso es lo que más me recuerdo...

CLAUDIA: Los Vanrash, una mula [engaño]. Guillermo Arias era el que se hacía pasar por Friendship. Se le hizo un estudio, y... el tipo completamente chalado [desequilibrado mental] y... querían pura plata [dinero].

XENTOR: Vanrash era un grupo que estaba antes de que saliera a la luz el asunto Friendship...

CLAUDIA: ¡Claro! Primero era Vanrash, y después pasó a llamarse Friendship.

XENTOR: El Guillermo y su grupo ya estaba haciendo un fraude, haciéndose pasar por extraterrestres que hablaban con radioaficionados y todo eso...

CLAUDIA: Claro.

XENTOR: ...Y luego, al darse a conocer esto, el tipo, astutamente, se cambió el nombre...

CLAUDIA: ...Y empezó a salir como Ariel... con Friendship...

XENTOR: Claro. El resto del montaje ya estaba hecho.

CLAUDIA: Él no. Pura plata. Quería pura plata. Quería que [los radioaficionados] escriban un libro, y la mitad de la plata era para él, y la otra mitad para la persona que escribía el libro, una onda así era...

XENTOR: Creo que había un porcentaje para los pobres, y otro para la Fraternidad que se estaba formando, o algo así, y otra a una cuenta bancaria...

CLAUDIA: Pero eran una pura mula.


«...Y EN EL VERANO, ¡LLUEVE!»

XENTOR: Tú me contabas de cuando les hablaban a ustedes del clima... Esa conversación que tuvieron...

CLAUDIA: Mi hermana, mi hermana de al medio, le preguntaba a Ariel que, cómo diferenciaban [ellos] las Estaciones del año. Entonces, Ariel, su voz, súper calmado ahí, le decía: «En el Otoño, llueve mucho... En el Invierno, llueve mucho... En la Primavera, llueve mucho... Y en el Verano, LLUEVE. ¡Esa es la diferencia!».

Entonces, igual tenían su cuota de humor, echaban su talla. Con mi mamá, sobre todo. Mi mamá les decía un montón de barbaridades, y ellos les respondían otras barbaridades.

Y a veces, ellos también llamaban, y nosotras estábamos solas. Entonces, mi hermana mayor les decía que mis papás no estaban, y todo. Y ellos les decían que sí, que sabían que nosotras estábamos solas, y que por eso estaban llamando, porque «había tiempo para hablar con los jóvenes también».

Pero, en general, era así, todo relajado, todo... No era... No era como tan serio, ni tan... cuadrado [rígido y con pautas predeterminadas] en las conversaciones. Yo creo que ésa era una de las principales diferencias con estos tipos que salían por radio, los Friendship, de los Vanrash...


MÁS SOBRE «VANRASHIP»

XENTOR: ¿Cuándo fue que empezó a salir la voz de que estaban hablando de nuevo los Friendship? ¿Cómo se dio eso?

CLAUDIA: En Septiembre del 99. Y esa era una diferencia, porque... el tipo que hablaba por radio era... ¡Ídolo! Era todo cuadrado. Hablaba él y no podía hablar nadie. Y él era el único y el veinti-único que tenía la razón [risas].

Y no. Los Friendship antiguos, no. Eran súper abiertos, eran súper alegres... ¡Nada era tan grave! Tenían tiempo para todo. Para la cháchara [conversación intrascendente], para la seriedad, para enseñar, para aprender, PARA TODO.

XENTOR: Y ahí fue que les empezó a entrar la suspicacia...

CLAUDIA: ¡Claro! Y estos tipos no. Pura mula, ahí no más. Eran súper serios... ¡Hasta agresivos! El tipo que hablaba por radio era muy agresivo.

XENTOR: ¡Oh, y se nota! Cuando irrumpieron periodistas de la televisión a preguntarle por qué la señal venía de su casa y no del sur de Chile, como se suponía, se le notó bastante alterado, y hasta amenazó a los periodistas con demandarlos...

CLAUDIA: Sí, estaba cagado de la cabeza [risas]. La embarró... Sí, ¡Hartas diferencias!

XENTOR: ¿Y ustedes se fueron reuniendo? ¿Cómo fue eso?... Para recibir los Mensajes, y las conversaciones, qué sé yo...

CLAUDIA: ¿Cómo? ¿Con los antiguos?

XENTOR: No, con los nuevos.

CLAUDIA: Noo. Empezaron a salir por radio, y por radio cualquiera puede escuchar.

XENTOR: ¡Ah, cierto!

CLAUDIA: Y empiezas a escuchar, no más. Yo, la primera vez que los escuché, pedí la palabra para hablar por radio... y le dije al tipo hartas barbaridades. Caché al tiro que estaban vendiendo la pomada [buscando convencer a otros de algo falso]. ¿Sabes qué? Son esas tincadas [intuiciones] que tienes de repente.

XENTOR: ¿Cómo se dieron cuenta los demás? Porque tengo entendido que siguieron engañados por un tiempo... ¿Quién se dio cuenta primero? ¿Quién fue el primero que dijo: «No, estos no pueden ser los Friendship»?

CLAUDIA: Mmm... No sé. Yo creo que con el tiempo empezaron a aparecer más las dudas. Yo... no pezcaba mucho. No hablaba con ellos. Sí escuchaba las conversaciones... Me dediqué harto a molestarlos por radio. Les hacía harta interferencia. ¡Me tenían re-picada [muy molesta], porque yo sabía que eran muleitors [grandes y sofisticados mentirosos]! Nos juntábamos con un grupo de amigos, y ahí, entre todos molestábamos harto.

XENTOR: ¿Qué les decían, por ejemplo?

CLAUDIA: Naaada, ruidos, no más. Escuchábamos y nos reíamos entre nosotros. Nos llamábamos. Nos amenazaron harto sí, por eso.

XENTOR: ¿Quién te amenazó?

CLAUDIA: Guillermo Arias, me amenazaba.

XENTOR: ¿Y cómo? ¿A través de la misma radio?

CLAUDIA: A través de la radio, sí. Me decía que tuviera cuidado, que me cuidara. Me amenazó harto, harto. Y ahí ya no me aguantaba y le echaba chuchadas [lo insultaba con palabras de grueso calibre] por radio.

Y al último, ya al final, cuando todo el mundo se había dado cuenta que era mula, yo le decía que estaba loco, que tenía que ir al psiquiatra... Tuvimos hartas conversaciones, digamos, fuertes. Pero no me cabía en la cabeza [lo que decían] y, de partida, yo SÉ que los Friendship no se van a volver a comunicar.

XENTOR: Ellos mismos lo dijeron...

CLAUDIA: Y lo dijeron súper claro. Entonces, eso de que la Isabel esté recibiendo contacto, que otros Telépatas los estén viendo, o que los Vanrash los estén escuchando, yo... yo no les creo.


NO UN MENSAJE: ¡UNA FORMA DE VIDA!

XENTOR: Bueno, según creo recordar, lo que dice la Isabel, es que tuvo un contacto desde el 93, que no era por radio, sino que se le presentaba en la casa el Miguel de Friendship, como una persona común y corriente. Tocaba la puerta, y pasaba, no más. Hablaba poco, se iba... Y que los contactos son muy esporádicos...

CLAUDIA: ¿Sabes por qué yo creo que no? Yo creo que a los Friendship no les interesaba estar dando Mensajes. No les interesaba la gente. Les interesaba la generalidad de las cosas.

XENTOR: ¿Cómo así?

CLAUDIA: Sí. No es que se preocuparan de una persona específica, ni que se preocuparan de nosotros como familia en específico. Yo creo que a lo mejor, nosotros algo le podríamos haber aportado, si ellos decían que era por algo genético, ¡Claro! En ese sentido, nosotros algo les podíamos haber aportado.

Pero no porque nosotros fuéramos la última chupada del mate [valiosos e imperdibles]... Sino porque, lo que NOSOTROS podíamos ofrecer, a lo mejor podía ayudar a estar mejor a un montón de personas. Pero no como Mensaje, ¿Me entiendes? Sino como forma de vida...

XENTOR: O sea, ¿Estaban volcados en algo práctico, dices tú?

CLAUDIA: Claro. Yo creo que a estos tipos no les interesa estar leyéndoles la Biblia, igual que los canutos [evangélicos] a todo el mundo... Esos Mensajes de la Isabel, tan profundos... Estos tipos [los Friendship] no eran así. Entonces yo, por eso no les creo.

Estos tipos se dedicaban a otras cosas, eran más científicos. Dentro de su Espiritualidad, porque tenían sus ideas religiosas y espirituales súper claras, pero... ¡No como lo ponen todos! ¡No como una Religión!, así: «¡Oh, Dios te salve, María!», ¡No! Era como UNA FORMA DE VIDA. A eso iban. A llevar a la gente a una forma de vida...

XENTOR: Como una actitud ante la vida, ¿No?

CLAUDIA: ¡Claro! Cómo sobrellevar, ¡Cómo hacer la historia! No cómo inventar una historia. ¡Esa es la diferencia! Por eso, a estos tipos que dicen: «Se me aparecen en la pieza, y tienen 3 dedos», o «me amenazaron»... ¿Ubicas a ese [periodista] español, que dice que recibió amenazas...?

XENTOR: Manuel Carvallal. Dice que recibió una llamada a su celular, cuyo número conocen contadas personas. Una voz metálica con acento inglés lo «invitó» a no seguir divulgando el tema, lo cual le pareció una amenaza. Lo curioso, dice, es que, tras la llamada, se le descargó completamente la batería del celular, por lo que dice estar seguro que no se trató de una broma...

CLAUDIA: Yo creo que los Friendship no están ni ahí con amenazarlo. O sea, importa tan poco amenazarlo. ¡Hay otras cosas tan importantes! Como la Capa de Ozono, de la que se estaban preocupando en ese tiempo; cómo destruimos el Planeta, ¿Te das cuenta?

XENTOR: ¿Qué les decían sobre eso?

CLAUDIA: Que ellos estaban trabajando en arreglar la Capa de Ozono, y tratar de evitar que fuera rápido su deterioro. Tratar de buscar soluciones. Yo creo que... ¡Eso! ¡Ahí está la papa [el kid de la cuestión]! Ellos trataban de solucionar cosas. Y yo creo que se comunicaron con nosotros, porque a lo mejor nosotros podíamos aportar en algo. Pero no porque nosotros fuéramos los más lindos de Santiago, ni los más bacanes [los mejores], nooo, yo creo que no.


LA NATURAL NECESIDAD DE HACER AMIGOS

CLAUDIA: ¿Y sabes qué? Yo creo que, más que nada, fue por hacer amigos. Porque yo, de repente pienso: «Si estás lejos, si estás en una isla, ¡Igual quieres saber lo que pasa afuera! ¡Igual, a lo mejor, gente tan simple como nosotros, a lo mejor les podíamos explicar en forma súper simple, qué es lo que estaba pasando afuera! Y según eso, ellos podían actuar dentro. Pero no en esa onda...».

Tú sabes que nosotros, en mi familia, ninguno es «¡Ooohh, hermano! Besiiito, y hagamos Meditación, y ¡OMMM!» [risas]. ¡No! Al contrario. Yo creo que lo especial que tenía mi familia es la forma que tiene de vida. Cómo nos apoyamos, como nos ayudamos, cómo conversamos, cómo nos decimos todos los días: «¡Oye, te quiero!», «¡Yo también te quiero!», «Te he echado de menos». Cómo somos de abiertos, cómo enfrentamos los problemas. Somos divertidos, somos súper unidos. Nos ayudamos. Así somos nosotros.

XENTOR: Alegres y unidos...

CLAUDIA: ¡Claro! Nos apoyamos en todas.

XENTOR: ¿Eso ya era así antes de los contactos? Porque me habías dicho que los Friendship los influyeron harto en su...

CLAUDIA: Sí, yo creo que... Ya éramos así. Pero yo creo que también se fortaleció harto...

XENTOR: Se consolidó más la unión familiar...

CLAUDIA: Sí. Además que ellos también nos decían que iba a haber gente que siempre nos iba a tratar de separar. Entonces, yo creo que eso, más nos daba fuerzas para estar juntos. Y de hecho, a pesar de que yo esté afuera, o sea, lejos de Santiago... Como te digo, yo llamo todos los días a mis papás, y todos los días a mis hermanas. Y hablo todos los días con mi sobrino, y...

XENTOR: Gastas harto dinero, yo creo.

CLAUDIA: Sí... Y mando plata igual... Y yo en realidad, por eso no le creo a la gente. No creo esos chamullos [palabreríos sensacionalistas] de Telepatías y, «¡Oh, vinieron los Friendship! Y me dijeron: "Hermano, sé bueno y pórtate bien, porque o si no, el cuco te va a asustar"» [risas]. No. No me convencen. Yo te digo abiertamente, o sea, a la Isabel...

XENTOR: No le compras...

CLAUDIA: No le compro ni un chicle [no le creo lo más mínimo]. A los Vanrash, no les compré...

XENTOR: Nunca les compraste.

CLAUDIA: No. Y al resto de tipos locos que han pasado por mi casa... Tampoco les compré.

XENTOR: ¿Podrías comentar algo sobre alguno de esos tipos, algo que no se sepa?

CLAUDIA: ¡Es que tooodos han llegado! ¡Todos han llegado a mi casa!

XENTOR: Yo me imagino que deben haber un montón de anécdotas ahí.

CLAUDIA: Mira, todos fueron... Es que, ¿Sabes lo que es rico? Que toda la gente que anda metida en esta onda, a pesar de que todos son súper rayados, porque todos rayan su papa [o «pierden los estribos»] en su onda, son todos súper amorosos... todos, súper amorosos. Pero, yo creo que más que nada es gente que necesita que todo el mundo las esté mirando.


LA PRIMERA UFÓLOGA DE CHILE

CLAUDIA: Yo, por ejemplo, el año 2000 me dediqué «ene» a explicar lo que era Friendship, de participar, de hacer cosas nuevas, tú viste que participé en hartos grupos y traté hacer hartas charlas. ¡Gratuitas, porque esa es la idea! O sea, no vas a hacer plata... Aunque igual hay otros que también lo hacen por plata. Hay hartos que lo hacen por plata. ¡Igual me cagaron!

[Nota de Xentor: A Claudia le impidieron seguir dictando conferencias en el «Movimiento por la Unidad en la Diversidad» (que pretendió unificar diversas corrientes espiritualistas y esotéricas en Chile), sólo por negar públicamente que los Friendship hubieran dicho por radio que pertenecieran a la Confederación Galáctica].

Entonces, de Espiritualidad, ¡De adonde! Y después salen en la tele, en las radios y... «¡Vamos juntándonos a meditar!». Y, «¡Omm...!», y sanaciones... nooo, no. Creo que el cuento es otro.

XENTOR: Te iba a preguntar también sobre... ¡Bueno, por lo mismo! Porque tú has sido la primera ufóloga de Chile...

CLAUDIA: Si.

XENTOR: Y eso siempre lo digo con una especie de orgullo: «Soy amigo de la primera ufóloga mujer de Chile» [risa de ella].

CLAUDIA: ¡Era! [sigue riéndose]. Porque estoy retirada de las canchas.

XENTOR: Yo creo que eso fue una influencia, porque, si no hubiera sido por ese contacto, nunca hubieses llegado a eso, ¿No?

CLAUDIA: A pesar de que nunca... O sea, conocer el tema Friendship te ayuda. Porque es conocido a nivel mundial, y toda la parafernalia. Pero era entretenido, porque aprendía caleta. Me dio la oportunidad de hacer hartas cosas. De viajar harto.

A pesar, fíjate, que con la persona con que me asocié para empezar todo este cuento, yo no ganaba ni un peso. Al contrario. Yo creo que yo lo ayudé a él, porque, de repente, pasaba algo en el norte y yo lo llevaba, y lo llevaba mochileando [se ríe].

XENTOR: ¿[Rodrigo] Fuenzalida?

CLAUDIA: No, [Juan] Riffo. Lo llevaba mochileando. Entonces, también me dio la oportunidad de conocer, de conocer harta gente. En todas partes me recibían súper bien, porque todo el mundo conoce a mi papá y a mi mamá igual y... y [tuve la oportunidad] de ver otras historias también.

Si la de nosotros no es la única historia interesante que ha pasado. Quizá es una de las únicas que no... no se ha concretado... no hay como... no hay nada claro, pero... Hay hartas cosas interesantes que están pasando siempre, que uno nunca va a conocer y que son súper interesantes.

Entonces eso te da también la idea de tú que no sos la última chupada del mate que hablaste con extraterrestres. O sea, hay cualquier cantidad de gente que lo ha hecho, y están aquí y en la quebrada del ají [hasta en los sitios menos pensados].

XENTOR: ¿Desde cuando comenzaste a meterte en la Ufología?

CLAUDIA: Yo cacho que... Lo mío no es que me haya metido. Es que... Yendo tanta gente a la casa... Se empiezan a contar tantas historias... que al final, yo no me metí: estaba adentro ya, cuando me di cuenta que podía hablar. Que igual sabía hartas cosas.

XENTOR: Claro. La pregunta era: ¿Cuándo pasaste de la «Fase Pasiva» a la «Activa»?

CLAUDIA: No, el puro año 2000, no más.


«CARNE DE RES»

XENTOR: También te iba a pedir que repitieras una cosa que me comentaste con respecto a la alimentación de ellos. Fue una de las cosas interesantes y sorprendentes, porque siempre imaginé que estos tipos podían haber sido vegetarianos. Y una vez me contaste que comían carne de vaca y todo eso...

CLAUDIA: ¡Ah, sí!

XENTOR: ¿Podrías hablar un poco de eso?

CLAUDIA: Entonces, nosotros, igual que todo el mundo, pensábamos que estos tipos comían puro choclo, no más.

XENTOR: Puro choclo, ja, ja... ¡Tostadas con margarina de choclo al desayuno! ¡Sopa de choclo al almuerzo, y choclos en almíbar de postre...!

CLAUDIA: Y mi mamá era la más preguntona. Y les preguntaba cosas inéditas, de repente. Salía con puras huevadas [tonterías]. Mi mamá es súper divertida.

XENTOR: La más curiosa de la familia...

CLAUDIA: Es cuática, sí, es súper payasa. Entonces, le preguntaba a Ariel qué onda en la isla, y mandaba saludos a todo el mundo, y mandaba besos por radio, Y en una de esas, les pregunta que cómo almorzaban, qué onda. Y ellos decían que almorzaban todos juntos. Todos, todos, todos juntos.

Y mi mamá llega y les pregunta: «¿Y qué van a comer hoy día?». Y Ariel le contesta y le dice: «Hoy vamos a comer carne de res». ¡Y quedamos todos para dentro [pensando en silencio]! [se ríe]. Pero, ¡Sí, poh! Comían carne.

Y es lo mismo que... Dicen que cuando un chico se come, ponte tú, la tierra, es porque su cuerpo le pide elementos de la tierra, qué se yo, minerales...

XENTOR: También hay caso de chicos que se ponen a lamer las paredes de cal, y es porque la cal está hecha con yema de huevo. Y eso es alimento.

CLAUDIA: Entonces, no es extraño que nosotros comamos diferentes cosas...

XENTOR: Los Friendship carnívoros... ¡Quién lo diría!

CLAUDIA: Para que veas que la gente se va por caminos cuáticos.

XENTOR: Se va pasando rollos...

CLAUDIA: Se va pasando rollos, porque piensa que... o sea, yo cacho que si Dios te puso las vacas... ¡Es para comértelas! Para sobrevivir.

XENTOR: En la India te tratarían de sacrílega por decir eso...

CLAUDIA: Bueno, eso no significa que ¡Ah! Tienes dos vacas y: «Me las voy a matar y me las voy a comer a las dos». No, pero... ¡Igual es la Ley de la Vida! Tienes que alimentarte...

XENTOR: Los hindúes no estarían de acuerdo contigo. Yo, conversé una vez con un Devoto de Krishna... Un «Hare Krishna». Y le pregunté lo mismo que todos les preguntan cuando se toca el tema de las Vacas Sagradas: ¿Por qué habiendo en la India tantos millones de vacas, no las matan y las comen, para aliviar el hambre que allí se vive? Y...

CLAUDIA: Casi te mató...

XENTOR: Me dijo que era una estupidez esa forma de pensar occidental, porque tú a la vaca, cuando la matas y te la comes, te sirve UNA VEZ NO MÁS. En cambio, si la dejas viva, puedes sacarle leche TODOS LOS DÍAS.

CLAUDIA: Pero la leche no te da las mismas proteínas que te da la carne.

XENTOR: No sé si todas las mismas, pero al menos la mayor parte. Y la leche, a diferencia de la carne, es un alimento completo. Y disponible TODOS LOS DÍAS. Tiene menor costo, es más abundante y alimenta mejor... ¡Es más saludable!

CLAUDIA: Está bien, eso sí, es verdad, es un alimento completo. Pero igual, yo creo que tu cuerpo necesita… cosas que a lo mejor la leche no tiene...

XENTOR: Mmmhh... No sé.

CLAUDIA: Y tienes que pensar que ¡Por algo los Friendship compraban vacas acá en Chiloé!

XENTOR: Yo creo que, ¡Algo hacían con esas vacas!... Aparte de comerse alguna...

CLAUDIA: Así es el orden de las cosas...

XENTOR: Ellos las clonaban, por lo que cuenta Ernesto De La Fuente...

CLAUDIA: Yo lo que tengo entendido es que ellos... ¿Cómo se dice? Igual jugaban con la genética de las vacas. Porque ellos apareaban las vacas... Las vacas chilotas son súper resistentes al frío, y son cuáticas esas vacas...

XENTOR: ¿Y ellos las combinaron con otro tipo de vacas?

CLAUDIA: Claro. Entonces ellos las combinaban con Herefort, que es la raza más bacán yo creo, entre las vacas. Y salía una vaca de buena calidad, y para más remate, resistente al clima que había allí. Entonces, igual es como súper cuerdo.

XENTOR: Claro, el Ernesto escribe también que toda esta explicación que le dieron es súper cuerda, súper lógica... excepto que esa explicación se la dieron en los años 80, cuando la tecnología de clonación todavía no existía... oficialmente, al menos.

CLAUDIA: Ahora, tienes que pensar que a lo mejor... Yo creo que tengo entendido de la isla, por lo que me acuerdo y todo es que algunos eran gente de acá, de este Planeta, y MUY POCOS eran de afuera. O sea, los Ángeles del Señor, no excedían de 14 personas.

Pero mucha gente se iba de Chile, mucha gente se iba de otras partes a vivir a la isla. Y si yo me voy a otra parte, voy a tratar de comer lo mismo que como en mi casa, me imagino. Entonces, si se iba gente que tiene cultura de comer carne, no le vas a prohibir comer carne, puh.

XENTOR: O al menos, no de un día para otro.

CLAUDIA: No sé. A lo mejor los Ángeles del Señor tenían otro tipo de alimentación, y todo eso, pero...

XENTOR: A lo mejor absorbían los rayos solares por la epidermis, ¡Anda a saber tú!

CLAUDIA: ¡Claro! Pero a lo mejor la otra gente que estaba ahí, necesita comer un resto de carne. O sea, yo, sin un bistec, con una cazuela de ave no me hallo. Así de simple. Ahora... lo que sí te piden los Friendship es dejar de fumar. Porque ya eso no...

XENTOR: No es natural.

CLAUDIA: No. Mi papá dejó de fumar. Mi mamá dejó de fumar. Yo no. Yo, ahora no más dejé de fumar por... [se ríe]... Por mi bebé. Por mi Alien...

XENTOR: Por el engendro... El Parásito Alienígena que tienes ahí adentro...

CLAUDIA: ¡Oye! ¿¡Cómo que parásito!?

XENTOR: Vive a expensas tuyas, ¿No? ¡Es un parásito! [Río a carcajadas].

CLAUDIA: Oye, eso va a ser bonito también. Cuando le cuente a mi hijo... Yo creo que mi hijo va a ser súper metido en el tema.

XENTOR: Yo creo... Va a tener curiosidad.

CLAUDIA: Igual, yo sigo teniendo curiosidad. Lo que pasa es que llega un momento en que... No es que no quieras saber más, sino que... Es verdad lo que dicen por ahí: «Entre más sabes, menos sabes»... «Entre más busco, menos encuentro»...

XENTOR: «Mientras más conozco, menos sé».

CLAUDIA: Claro. Y el hecho que me halla venido a Puerto Montt, igual fue por curiosear, si yo igual he tratado acá de contactarme con gente y todo, pero... Yo creo que cuando llegue el momento, ellos se van a contactar conmigo. No porque yo los busque, van a aparecer. ¡Y si es que es el tiempo! Porque puede ser que el tiempo ya pasó. Le toca a otro.

Si, como te digo, yo creo que no nos llamaron porque nosotros fuéramos la última chupada del mate. Yo creo que algo necesitaban, y a lo mejor, nosotros podíamos ayudarlos.

XENTOR: Hay una frase de Sixto Paz que me gusta mucho: que en la Misión por la Humanidad, «Todos somos necesarios, pero nadie imprescindible».

CLAUDIA: ¡También! Claro.


CORTESES, PERO COMUNES Y CORRIENTES

CLAUDIA: Una vez, cuando nos invitaron a nosotros a la isla, llegó un tipo. Y le dice a Ariel que a él también le gustaría ir a la isla. Y Ariel, en su tono ese, tan pausado, y tan entretenido, le dice que, ellos, en realidad no tienen ningún problema...

XENTOR: [Imitando el acento Friendship]: «...Pero tiene que pagar cierta cuota mensual» [risas].

CLAUDIA: Pero, que en realidad, ellos preferían que fuera la gente que ellos invitaban. O sea, que a la isla podía llegar cualquiera, pero preferentemente...

XENTOR: ¡Ah!, ya.

CLAUDIA: ¿Y te das cuenta la respuesta súper cortés que le dio? Porque los otros Friendship, los Vanrash, ¡Oye! Se empelotaban [enojaban] con alguien, y eran maldiciones. Yo me acuerdo que al Pato Varela [conocido ufólogo chileno], tengo una grabación por ahí... Oye, ¡Lo amenazaron de muerte, y todo el cuento! Entonces, nooo. Si hay manera de decir las cosas. Esos son pequeños detalles que...

XENTOR: Te dan a conocer el Nivel Evolutivo de la Entidad... [risas].

CLAUDIA: ¡Claaaro!

XENTOR: Los Vanrash eran claramente del Bajo Astral... [risas].

CLAUDIA: Pero los Friendship eran bien cordiales. Bien... Buena onda. Y ¿Sabes tú? Yo creo que de repente la gente dice: «¡Ah, ustedes no le creen al resto, porque ustedes se creen privilegiados!». No. Nosotros conocemos caleta a las familias que también hablaron con los Friendship. Pero que, a diferencia de nosotros, prefirieron el silencio. En realidad, conozco a 3 familias... tres familias más. Y una, está aquí, viviendo en Puerto Montt.

XENTOR: Bueno, ya que mencionas eso... ¿Cómo se les dio el contacto a ellos? ¿Por radio también?

CLAUDIA: Si. ¿Y sabes qué? Hay algo curioso que tampoco nunca se supo. Las personas de acá, de Puerto Montt... ¡Ellos estuvieron con los Friendship, y nunca supieron! El trabajaba en Quellón.

[A Claudia, que está picando cebolla mientras cuenta esto, comienzan a salirle unas lágrimas].

XENTOR: ¡Pero no te emociones tanto! [risas]. ¡Oh, yo también! ¡Nos estamos emocionando con la historia! [risas].

CLAUDIA: El estaba en Quellón. Y trabajaba de transportista, en camiones, o algo así. La cuestión es que este caballero, de una u otra manera, algo le hizo a los Friendship. Un favor. Pero no se dio cuenta. Pensó que era en realidad cualquier persona... Creo que era un repuesto para la lancha, o algo así. Un repuesto que él les ayudó a encontrar. Pero él no sabía qué eran los Friendship. Y pasó el favor desapercibido.

Al tiempo después nos llamaron los Friendship. Le dijeron a mi papá que le dijera a su amigo, a ese viejo, que estaba enfermo. Se le detectó que estaba enfermo. Y mi papá quedó medio cachudo [intrigado] y le dijo a este viejo. Y efectivamente, estaba enfermo.

No me acuerdo específicamente qué enfermedad tiene, pero desde esa vez toma medicamento de por vida. No era algo tan simple para curarlo. Para que veas que igual ellos son gente común y corriente.

XENTOR: No es tan maravillosa la tecnología que tienen...

CLAUDIA: Claaaro.


EL APOCALIPSIS Y LA NUEVA ERA

XENTOR: Me da la impresión que ellos en sus comunicaciones les querían insinuar que estábamos en los tiempos profetizados. Por ejemplo, cuando hablaban del Apocalipsis. Cuando les pedían que lean el Apocalipsis, y todo eso.

CLAUDIA: Lo que pasa es que, según Ariel, el 17 de Agosto de 1985, era súper importante. Nos dice que es súper importante que nos acordemos siempre de ese día, porque se iniciaba un cambio.

XENTOR: Marcaba un hito.

CLAUDIA: Dice que ésta era una Nueva Era. Por eso era tan importante.

XENTOR: ¿Y nada más?

CLAUDIA: No. Era algo nuevo: «Recuerden siempre este día», nos dijo.

XENTOR: Hay que revisar los diarios de esa época... ¡Un momento! En Agosto de 1985, fue cuando se firmaron los tratados amistosos entre Estados Unidos y la Unión Soviética, que darían lugar a la Perestroika. Los tratados de Helsinski. Esos tratados significaban el fin de la Guerra Fría entre ambas naciones, por lo tanto, desaparecía el peligro de Guerra Nuclear. Fue ese mismo mes y ese año, no sé en qué días... Hay que revisar los diarios.

Puede que los Friendship se refieran a este hecho como algo que dio inicio a una Nueva Era, o al revés: el inicio de esta Nueva Era hizo posible aquellos tratados, con todos los cambios que éstos traerían consigo.

CLAUDIA: ...........

XENTOR: ¡Háblame más del Apocalipsis! ¿Les dieron más detalles? ¿Hubo algún hecho que ellos relacionaran con algún símbolo, con algo en las Escrituras...?

CLAUDIA: Una vez nos dijeron que leyéramos la Biblia, pero que no la tomáramos tanto como Religión... sino que la viviéramos, teniendo en cuenta que las historias SIEMPRE SE REPITEN. Yo creo que de ahí la importancia, a lo mejor, de que leyéramos el Apocalipsis. Porque el Apocalipsis contiene muchos hechos que pasaron, y que van a seguir pasando.

XENTOR: Es un Libro Eterno. Se aplica a todo tiempo y lugar...

CLAUDIA: Sí. Y a todo tiempo, y a todo tipo de gente... Y, en realidad. Es una historia. Y la historia... se repite.

XENTOR: Claro. Por ejemplo hay un pasaje del Apocalipsis que habla de «la Gran Ciudad que se llama Sodoma y Egipto, donde también nuestro Señor fue crucificado» [11:8]. Y al leerlo tal cual, no se comprende nada. La única explicación es ésa.

CLAUDIA: Y es algo que puede volver a pasar...

XENTOR: Se relaciona lo que pasó en Sodoma y Egipto con la muerte de Jesús bajo el poder romano. Y se compara todo esto con algo similar que sucederá a futuro. Sodoma, Egipto, Roma y un Imperio presente o futuro, tratan de abortar el Plan Divino para preservar sus mezquinos intereses o satisfacer sus caprichos... Este poder terrenal es la Bestia del Apocalipsis. Y siempre ha existido...


DELEGACIÓN FRIENDSHIP EN SANTIAGO

XENTOR: ¡Ah! Una vez me escribiste que uno de los Friendship llegó a tu casa: Karl Rouse...

CLAUDIA: Eso era para ti, no más...

XENTOR: OK... También me dijiste que una delegación de ellos había llegado a Santiago.

CLAUDIA: Los mismos que llegaron con Karl.

XENTOR: ¡Ah, ya! Era parte de lo mismo...

CLAUDIA: Si.

XENTOR: ¿Me dijiste que eran 77?

CLAUDIA: No.

XENTOR: Por lo menos, eso escuché en la tele...

CLAUDIA: No sé cuántos serían... ¿Sabes? Tiene que haber sido por el 89, ó 90, me da la impresión. Si es que no, un poquito más... Sí, por ahí.

XENTOR: ¿Fueron a la Casa de la Moneda?

CLAUDIA: Si. ¿Sabes qué? Ahora me acuerdo. Fue para el cambio de Gobierno. Iba a cambiar el Gobierno de Pinochet, y venía Aylwin.

XENTOR: ¿Se supone que ellos iban a hablar algo con el Presidente?

CLAUDIA: Me imagino que a algo así irían.

XENTOR: ¿Estaba Pinochet, todavía... o ya había entrado el otro?

CLAUDIA: No. Estaba todavía.


PLAN DE AYUDA SUJETO AL LIBRE ALBEDRÍO

XENTOR: Se ha dicho de todo de los Friendship. Que son Agentes de la CIA, que son Nazis, que son Atlantes, que son Extraterrestres... Y mi nueva pregunta es: ¿Qué les han dicho ELLOS a ustedes, sobre quienes eran? ¿O qué piensas tú que eran ellos?

CLAUDIA: ............

XENTOR: Partamos por lo primero: ¿Qué hablaban ELLOS de sí mismos?

CLAUDIA: Bueno, una de las preguntas que hizo mi mamá... Es que, a propósito, nunca hablábamos con la misma persona. O sea, hablábamos con cualquier cantidad de ellos. Pero a todos les decíamos Ariel. Nunca los...

XENTOR: Nunca los individualizaron.

CLAUDIA: Claro, nunca los individualizamos.

XENTOR: De pronto, ¿Les decían otros nombres?

CLAUDIA: Sí, habían más...

XENTOR: ...Y se les olvidó. ¿O se acuerdan de alguno?

CLAUDIA: Miguel había uno... [queda pensativa]... No me acuerdo más. Pero eran varios. Mi papá se acuerda bien, pero eran varios. Y me acuerdo que mi mamá una vez les preguntó que, que qué onda ellos. De adónde eran y todo. Y Ariel le dijo que él era «Hijo de Mujer». Que no pertenecía a este mundo, pero sí pertenecía a la Humanidad. Por lo tanto, él era humano. ¡Con eso estaba más que claro! ¡No es de acá! Es de afuera.

Y bueno, fíjate que yo creo que es gente de afuera que nos viene a enseñar. Que nos viene a ayudar. Que nos viene a controlar igual, porque nosotros, los seres humanos, somos medios incontrolables.

XENTOR: Leí hace poco en uno de estos Mensajes Extraterrestres que supuestamente se reciben telepáticamente, que la Humanidad es como un niño pequeño que juega con una caja de fósforos.

CLAUDIA: Claro.

XENTOR: Entonces estos Extraterrestres son como un grupo de Hermanos Mayores de ese chico, que observan con preocupación el hecho. Y cuando ven que el chico está sacando los fósforos de la caja...

CLAUDIA: ¡Van y se lo apagan! [se ríe].

XENTOR: No, no es tan así. Ellos advierten primero al chico. Le dicen: «¡Cuidado, te vas a quemar!». Puede que se queme, o puede que no, pero ahí está la advertencia. Como es un cabro chico [un niño], su conducta es impredecible. Ni ellos saben si se va a quemar o no. Pero si ven que un cabro chico irresponsable, está jugando con fósforos, ¡Lo más probable es que se queme! A lo mejor a última hora, se va a arrepentir y lo va a dejar. Pero también...

CLAUDIA: También puede dejar la escoba [causar un desastre]...

XENTOR: ¡Claro! También puede dejar la escoba, ¡Y los grandes están inquietos! Están preocupados.

CLAUDIA: Yo creo que por ahí va...

XENTOR: A lo mejor quieren intervenir, pero algo se los impide...

CLAUDIA: ¡El Libre Albedrío!

XENTOR: El Libre Albedrío, que es lo que tanto se ha dicho.

CLAUDIA: O si no, no tendría sentido. Es lo mismo que un Gobierno. Se habla de la Democracia. Lo que pasó en este país. Se habló de la Democracia, se peleó por la Democracia, cambiaron el Gobierno por Democracia, y toda la cuestión. Y ahí tienes tú, así está la huevada: ¡Puta, no puedes decir ni «maricón» por la tele, porque te meten preso...!

XENTOR: ¡No puedes decir que la Justicia es corrupta, porque corres peligro de secarte en la cárcel, también!

CLAUDIA: No puedes ver cualquier película [en el momento de esta entrevista todavía habían películas cuya exhibición pública estaba prohibida en Chile]... No puedes hacer un montón de cosas, porque «no es correcto».

XENTOR: Esa Dictadura de la Hipocrecía, llamada «Democracia»...

CLAUDIA: Entonces, ¿De qué Democracia estamos hablando? Es lo mismo.

XENTOR: La verdadera Libertad está en el derecho a equivocarse por sí mismo, y no por culpa de alguien que te está dictando lo que tienes que hacer...

CLAUDIA: ¡Exacto! Es así.

XENTOR: Una Dictadura Cósmica, a la larga, sería también insoportable. Así no creceríamos nunca. Ni podríamos dialogar de igual a igual con ellos... Mejor dejar que cometamos algunos errores, pues sólo intervendrán cuando realmente estemos al borde de la autodestrucción. En una de esas, nosotros mismos salimos del hoyo, sin ayuda de nadie, y eso tiene mucho mayor mérito.

CLAUDIA: Claro. Es lo mismo.


MIDICLORIAS Y CRUZAS ESTELARES

XENTOR: A propósito de lo del «Hijo de Mujer», ellos les mencionaban mucho un pasaje del Génesis.

CLAUDIA: ¡Ah, si! Cuando recién empezábamos a cachar nosotros que estaba medio rara la cuestión, les preguntábamos que por qué nosotros, si nosotros éramos... ahí no más [risa mía]. No éramos tan tontos, pero en el fondo, no éramos tampoco: «¡Ooohh, los Lucero!», no. Éramos... una familia, no más.

XENTOR: Común y corriente.

CLAUDIA: Común y corriente. Y entonces, ahí nos decían: que leyéramos el Génesis 6:2, que dice que los Ángeles del Señor bajaron a la Tierra, y se aparearon con las Hijas de los Hombres. Y esa genética sigue circulando hasta el día de hoy.

XENTOR: De ahí se podría inferir que, a lo mejor ustedes, son descendientes de una de esas Cruzas Estelares.

CLAUDIA: ¡A lo mejor!

XENTOR: Y que por eso los escogieron a ustedes...

CLAUDIA: Le hemos dado hartas vueltas a ese pasaje, ¿Ah?

XENTOR: Te iba a hacer un comentario al respecto. No sé si has visto el Episodio 1 de «Star Wars»...

CLAUDIA: Si.

XENTOR: ¿Te fijaste en el Anakin Skywalker? El chiquitito, a quien le hacen un examen genético...

CLAUDIA: Si.

XENTOR: ¿Pensaste lo mismo que yo?

CLAUDIA: La cantidad de...

XENTOR: Midiclorias. A los potenciales Guerreros Jedi se les reconocía por la cantidad de Midiclorias que tenían en sus Células, que indicaba hasta qué punto, la Fuerza estaba en ellos... Mientras más Midiclorias tenían, más poder tenían, y mayor capacidad de ser Jedi.

Este poder pasaba de generación en generación, y es así como toda la Familia Skywalker, tenía una facilidad inusual en el manejo de la Fuerza que sostenía el Universo... Pero esa capacidad había que entrenarla, para que despertase... Entonces, yo dije: «¡Chuta!, mi amiga...».

CLAUDIA: ¡Es Jedi! [riéndose].

XENTOR: Tiene una alta concentración de «Midiclorias»... Algo invisible en sus Células, algo que todavía no descubrimos, quién sabe... Una Cadena Humana y otra Angélica enganchadas en su Sistema Genético, quién sabe... Nuestra Ciencia Genética aún está en pañales. ¡Si sólo conocemos las funciones del 3% de nuestro ADN! ¿Para qué sirve el resto?

CLAUDIA: Quien sabe...


SI ESTUVIERAS EN LA ISLA...

XENTOR: Y finalmente, la última pregunta: Si tuvieras la oportunidad de ir a la Isla...

CLAUDIA: Off course... Seguro. No lo pensaría.

XENTOR: Ya. Supongamos que estás allá, estás con el Ariel, y qué sé yo. Estás entrando a la isla. ¿Qué es lo primero que haces? ¿Qué es lo primero que preguntas? No sé, ¿Qué te imaginas?

CLAUDIA: ¿Sabes? Yo cacho que lo primero que haría, es... [hace una pausa].

XENTOR: ¿Qué pedirías?

CLAUDIA: No, no pediría nada. ¿Sabes qué es lo que siempre me he imaginado? Que si alguna vez me encuentro con ellos, conocer a Ariel, y saludarlo, abrazarlo. Yo cacho que lo abrazaría y me pondría a llorar a moco tendido [risa mía]. Es que igual he esperado tanto tiempo para ese momento que... Yo creo que...

XENTOR: Sería como un familiar perdido, yo creo.

CLAUDIA: Sí. Yo creo que eso es lo que haría. Lo abrazaría y no lo dejaría. ¡No lo soltaría más! [risa mía].

XENTOR: ¿Sí?

CLAUDIA: Si. Eso haría.

XENTOR: Qué simplecito. La mayoría: ¡Uuuhh!... pediría o preguntaría esto y lo otro.

CLAUDIA: No, no preguntaría nada, porque... Yo creo que si estuviera allá...

XENTOR: Todo lo demás sería secundario para ti.

CLAUDIA: Sí, porque estando allá, yo voy a saber que va a haber tiempo para conocer todo. Pero lo primero...

XENTOR: Lo primero, apretar al Ariel [risas].

CLAUDIA: Sí.

XENTOR: Y... ¿Te quedarías ahí para siempre?

CLAUDIA: No sé.

XENTOR: No sabes. Lo verías después.

CLAUDIA: Si. Lo vería después. Porque hay gente que es de más utilidad afuera de la isla que adentro. Pero pediría que no se me negara el acceso cuando esté afuera.

XENTOR: Salir con «Libertad condicional»...

CLAUDIA: Claro. Pero quizá pienso así ahora, porque no voy con mi familia completa. Si estuviera toda mi familia allá, no volvería.

XENTOR: OK. ¡Manda postales!

CLAUDIA: Bueno.

XENTOR: ¡Acuérdate de los pobres!

CLAUDIA: Sí.

XENTOR: Dile al Ariel que necesito una Laptop.

CLAUDIA: ¡Saaale!

2 comentarios:

  1. holas, un gran saludo... estuve leyendo esta entrevista y me pareció algo sumamente interesante y que despierta muchas incógnitas en mi...bueno, la razón de mi comentario es que al se hablar ustedes de Génesis (6:2) plantean que aun esta cruza de Ángeles y humanos permanece en la tierra, pero en la Biblia se estipula que (además de que también habían otras razas como gigantes) que Dios estaba arrepentido de la creación, y quiso destruirla pero cambio de opinión cuando halló gracia en los ojos de Noé, y vino el diluvio... y la Biblia estipula que solo Noé y su familia se salvaron...y bueno, con respecto a lo planteado por ustedes...pienso que podría haber dos hipótesis...si todavía existen hombres de esta mezcla en al tierra y Noé era el único junto a su familia (engendrada por el) obvio... entonces significa que Noé era parte de esta mezcla, por ende todos seriamos mezcla ya que todos descendemos de la familia de Noé ...todos llevaríamos algún gen... y la otra hipótesis es que si Noé no era de esta mezcla...entonces no podrían existir estos seres en la actualidad, a nos ser que estos hubiesen escapado al diluvio quizás yéndose a donde, por lo que pienso que cuando Ariel se refirió a esto de que los hijos de Dios (Ángeles) se aparearon con las hijas del hombre también pudo haberse referido a que el era una de estas mezclas y que sus antepasados habrían escapado de la tierra durante el diluvio, lo cual pienso yo que no es descartable...me gustaría saber que opinan de esto.. yo no soy alguien sumamente conocedor, y me interesa mucho saber que podrían responder de esto  jajajajajjaa... un saludo y un gran abrazo enorme :)

    chaus
    nacho

    ResponderEliminar
  2. Hola. Pues, qué interesantes preguntas...

    Algunos de los libros sagrados de los judíos, lamentablemente no fueron incluídos en nuestra Biblia. Uno de los más importantes, es el Libro de Enoc, que amplía bastante la info de Génesis 6. Según éste libro, Noé era de piel muy blanca, pelo dorado y ojos profundamente azules, por lo que su supuesto y cornudo, padre sospechó desde un principio que el verdadero padre debía ser uno de los "Vigilantes del Cielo".

    Más información encontramos en las Tablillas Sumerias, en donde Noé aparece con el nombre de Ziusudra. Y de él se dice que, efectivamente, era hijo de un dios: concretamente, de Enki, quien tuvo amoríos secretos con una mujer casada de la Tierra. Según el relato sumerio, Enki fue quien ordenó a Ziusudra la construcción del Arca, para que se salve él y su familia. Lo escogió a él, precisamente, porque era su hijo.

    Aunque ni la Biblia, ni las Tablillas Sumerias mencionen que se hayan salvado algunos de estos "semidioses", podemos suponer que se hayan salvado unos cuantos, por ejemplo en cavernas y galerías subterráneas herméticamente selladas, como dicen algunas Tradiciones Esotéricas. Además, en la Biblia nos encontramos con la presencia de gigantes, mucho después del Diluvio, como en el relato de David y Goliath.

    Zecharia Sitchin, estudioso erudito de los textos sumerios y otras civilizaciones de esa zona, cree que varios de los dioses egipcios, como Osiris y Seth, eran parte de estos "semidioses", que sobrevivieron al Diluvio.

    Unas 600 tradiciones alrededor de todo el mundo nos muestran que Ziusudra-Noé no fue el único sobreviviente, sino que hubieron otros, que se salvaron de diversos modos: huyendo a las cumbres de las más altas montañas, o flotando sobre troncos de árboles, etc.

    Es posible que algunos de los "semidioses" se hayan salvado de estos modos; y, por último, debemos tener en cuenta que, también después del Diluvio, muchos dioses continuaron teniendo amoríos con "mortales", engendrando así nuevos "semidioses". Grecia, como otras civilizaciones, estaba llena de relatos en ese sentido.

    ResponderEliminar

Los comentarios son moderados, para evitar trolls.