lunes, 19 de enero de 2009

La Orden Negra

Por Xentor Xentinel


«Lo que se debe llamar la Orden Negra representa la parte oculta, la parte que se ha separado y puesto a buen recaudo. Es negra porque se encuentra demasiado cerca del Único Sol y de su Terrible Resplandor para evitar que la mirada se oscurezca y se ciegue».

(J. Parvulesco, «La Espiral Profética»).
Nuestra Civilización se encuentra en el ojo de un gran torbellino histórico. En él se están produciendo cataclismos formidables y se están revelando los signos precursores de un Gran Cambio que han ido preparando generaciones enteras de hombres entregados al Secreto.

Jean Robin, especialista en Sociedades Secretas e Historia de las Religiones, reveló en 1988 la existencia de una Gran Conspiración Internacional que parece involucrar tanto a presuntos miembros de Civilizaciones Intraterrenas como a Seres Interdimensionales.

Además, desenmascara la participación de miembros de varios Servicios de Inteligencia y hasta del propio General De Gaulle (jefe de la Resistencia y fundador de la Cuarta República Francesa) en una misteriosa Sociedad Secreta infiltrada en Francia, Europa y el mundo entero.

Las revelaciones que se han estado haciendo en Francia desde inicios de los 80, y la interpretación que de ellas ha dado Jean Robin, nos trasladan hasta la apoteosis de un mito: la existencia de una poderosa y omnisciente Orden Negra, cuyas raíces abrazan a un Nazismo Esotérico que habría estremecido al mismísimo Wagner.

Según las investigaciones de Robin, la finalidad de esta Supersociedad Secreta de Iniciados es la de preparar al mundo para el advenimiento de «Aquel», del que Adolf Hitler no habría sido más que un precursor. Por eso no faltan los que interpretan que tras estas particulares «revelaciones» se esconde el anuncio de la llegada del Anticristo.


7 ALDABONAZOS DE ULTRATUMBA

Todo comenzó en 1982, cuando Martin Couderc de Hauteclaire, un antiguo miembro de la Fuerza Aérea convertido ahora en Sacerdote, comenzó a publicar una trilogía.

Su primera entrega llevaba por título «El Libro de los Compañeros Secretos: Las Enseñanzas Secretas del General De Gaulle», donde se revelaba la existencia de la Orden de los 45 u Orden de los Compañeros Secretos, de quien el General De Gaulle habría sido su fundador.

En 1984, De Gaulle publicó la segunda parte: «La Boucane contra la Orden Negra», una obra llena de anécdotas y de revelaciones increíbles acerca de sus aventuras en Canadá en contra de la Orden Negra.

Finalmente, en 1986, publicó la tercera parte bajo el título de «El Manifiesto de los 45 y de sus Jóvenes Compañeros», donde revelaba que las Bases de la Orden Negra habían sido trasladadas a la Tierra del Fuego, en el extremo sur de América.

Los contenidos de esta trilogía coinciden con las tres primeras cartas de un total de 7, que De Gaulle habría legado a sus Compañeros de Orden para que fueran abiertas una vez transcurridos 10 años de su muerte.

El objetivo que persiguió De Gaulle con ellas era que sirvieran de aldabonazos que despertaran y llamaran a la acción a sus todavía seguidores.

De Gaulle, para quien «Francia sin grandeza no es Francia», creía que tenía una especie de «misión» que desempeñar como heraldo del advenimiento del Gran Monarca.

Según argumenta simbólicamente San Remy, este Gran Monarca debía venir al Final de los Tiempos para conducir al planeta hacia la consecución de los oscuros designios trazados para él por la Divinidad: «Francia no podrá cerrar su historia más dignamente en los días de la Parusía», declaró.

Con la entrada en juego de la Orden Negra, el «mítico» objetivo de llevar al poder a un único Gran Monarca Mundial no quedaría sólo en los «planes» del Destino, sino que revela la existencia de un meditado plan para llevarlo a cabo.


DONDE CONVERGE LO IMPENSABLE

En su libro «Operación Orth», Jean Robin nos revela toda una trama donde se entremezclan Discos Voladores, poderosos Talismanes egipcios y toda la espesa mitología que se anuda alrededor de la región francesa del Razès, cerca de Carcasone.

Las investigaciones de este ensayista acaban por conducirle a toda una compleja red de túneles secretos que existen en Sudamérica, donde la Orden tiene su cuartel general actualmente y desde donde ejecuta sus acciones.

Parece ser que la finalidad práctica de la Orden de los 45 consistió en luchar contra la Orden Negra. Sin embargo, Jean Robin, que perteneció a la primera de estas dos Sociedades, afirma que con el paso del tiempo se vio completamente absorbida por la última, transformándose entonces en su «tapadera» esotérica.


AGENTES COSMOTELÚRICOS

El filósofo y pintor ruso Nikolai Rierij ha señalado reiteradamente que ciertas Inteligencias Cósmicas dispersaron por todo el planeta Sensores y Emisores de Energía, con la intención de mantenerse al tanto del desarrollo objetivo del Planeta y de la Civilización. Y así poder introducir los correctivos pertinentes en caso de necesidad.

Esos Sensores —siempre según Rierij—, son como magnetos que sirven de Balizas Estabilizadoras en el camino de la Evolución sobre la Tierra, actuando como atractores del flujo (en apariencia casual) de ciertos acontecimientos vinculados con el desarrollo global de la Conciencia.

Según han podido saber autores como Robin, la Orden Negra, desde tiempos inmemoriales, tendría acceso a la localización de algunos de esos instrumentos o Agentes Cosmotelúricos.

En la Tercera Carta Secreta de De Gaulle a la Orden de los 45 se asegura que ha llegado ya el momento de instalar en los alrededores de Rennes-le-Chateau ciertos instrumentos relacionados con las Radiaciones Cósmicas y Telúricas, cuya finalidad sería propiciar, como Catalizadores Energéticos, el advenimiento de cierto acontecimiento que aquella Orden espera.


LA OPERACIÓN ORTH

Pierre (nombre ficticio), un experimentado piloto y amigo de Jean Robin, al compartir los intereses de éste y queriendo seguir su ejemplo, fue aceptado en la Orden de los 45 unos meses después que Robin la abandonara.

A principios de Junio de 1987, Pierre le contó a Robin que, rodeado de miembros desconocidos de la Orden y con una identidad falsa, había tenido acceso a la Base Aérea Militar de Francazal, donde se le invitó a entrenarse regularmente en grandes aviones Transalls que contaban con dispositivos especiales.

Al parecer, se trataba de aparatos destinados a la navegación polar y de instrumentos inéditos de medición telúrica, llamados Horbig, y que exigían la presencia de 10 técnicos en la cola del avión. Algunos de estos aparatos volvían los Transalls invisibles para los radares.

Además de sus vuelos en el Transall, Pierre debía someterse a pruebas en DC-8 e Hidroaviones. Simultáneamente, prestó juramento frente al deán (nonagenario) de la Orden, un hombre apodado Hoang Chang.

A finales de Junio, Pierre es convocado por el Padre Martin a su apartamento, para ser informado sobre la «Operación Orth».

Ésta consistiría en sustraer un importante Talismán (Robin lo llama «El Talismán de Seth») del Cementerio de Millau (Aveyron), y transportarlo a la Isla de los Osos, posesión noruega al sur del Spitzberg… poniéndolo, de este modo, fuera del alcance de la Orden Negra.

Pierre es propuesto para esta Operación como copiloto.

El Viernes 3 de Julio, hacia las 23:00 Hrs, Pierre es sorprendido por tres hombres a bordo de un Citröen, en la casa apartada donde vive. El Jefe de Comando lo convoca a «Sloty-Calvat», la primera fase de la Operación.

Con un transmisor en mano, debía vigilar, mientras tres hombres se dirigían al cementerio. Al cabo de media hora, regresan acompañados de un refuerzo de hombres y una furgoneta con una caja alta, cuadrada y pesada en su interior, con el Talismán dentro, y que se dirige a la Meseta de Larzac.

Allí, un helicóptero al que llaman «Ícaro», llega para cargar el cofre, y a los miembros del Comando. Despega con las luces apagadas y en vuelo rasante (ayudándose con el radar y el altímetro) hasta la pista privada de Moussoulens, cerca de Carcasona, reservada a la administración del Estado.

El Domingo 5 de Julio, a las 2:00 AM, se inicia «Woëvre», la segunda fase. El Transall despegará con destino al aeródromo militar de Montmédy-Marville, cerca de Stenay, en las Ardenas. Pero, por razones desconocidas, Pierre es descartado en el último momento.

La Operación culminará con un segundo avión que, proveniente de Noruega, tomará el misterioso cargamento de allí, para depositarlo en la Isla de los Osos.


LAS REFLEXIONES DE ROBIN

Cuando Robin oyó de su amigo el nombre «Sloty», recordó una novela que «casualmente» había leído tiempo atrás: «La Insólita Aventura de Marina Sloty», de Raoul de Warren, cuya joven heroína vivía en Millau y cuya acción se desarrollaba en 1959 en el marco salvaje de Larzac...

En la novela, experiencias «de pequeña envergadura» realizadas bajo el patrocinio de la Comisión de Energía Atómica, provocan una «falla» en el continuum espacio-temporal, y Marina Sloty, debido a una serie de idas y venidas entre 1959 y 1970, experimentaba increíbles complicaciones familiares...

Robin también recordó, casi mecánicamente, que según el Padre Martin, el General De Gaulle, antes de su regreso al poder en 1958, se había interesado por las experiencias que se llevaban a cabo en la Meseta de Larzac, relacionadas con «el papel escatológico de Francia».

El nombre «Calvat» le remitió a Mélanie Calvat, la pastora de las Apariciones Marianas de La Salette, y que profetizaba, entre otras cosas, la destrucción de París por el fuego (¿nuclear?).


JEAN ORTH

En cuanto al nombre de la Operación, le remitió al brillante y rebelde Archiduque «Jean Orth» (Jean-Népomucène Salvador de Habsburgo), que en Febrero de 1889 renegara de su condición y privilegios, redactando un testamento político, que terminaba de este modo:

«En los más respetuosos términos, haré saber al Emperador que el estatuto dinástico de los Habsburgo ya no es mi ley; que dejo de pertenecer a la familia imperial; que, por lo tanto, abandono mi rango, mi título, mis posesiones y todas mis prerrogativas de archiduque para convertirme en un hombre común, con un nombre burgués, simplemente Jean Orth...».
Tras esto, el 14 de Octubre, Jean Orth es privado de la nacionalidad austriaca, teniendo prohibido permanecer en el Imperio. El 16, deja su país, sin intención de regresar.

En ese momento, obedeciendo a una misteriosa llamada, se dirige a la no menos enigmática región francesa de Rennes-le-Chateau, a fin de encontrarse con otro rebelde: el abate Berenguer Saunière. Sólo Dios sabe qué confabularon.

Tras este lapso olvidado por la historia, Jean Orth deja Francia el 26 de Marzo de 1890, en la Santa Margarita, un barco de tres mástiles que acababa de adquirir. Después de 24 días de navegación, arriba al puerto de Ensenada, en Argentina.

El 10 de Julio anunció su intención de explorar Tierra del Fuego y los alrededores del Cabo de Hornos. Y no se supo más. Se llegó a la conclusión de que había encontrado la muerte en los arrecifes del Cabo de Hornos, en Julio de 1890. Sin embargo, una tradición afirma que fue una desaparición simulada.

Julio Verne, un amigo de su hermano Luis Salvador de Austria, lo sabía bien y lo convirtió en héroe de uno de sus libros, «Los Náufragos de Jonathan», que narraba la historia de unas desafortunadas personas que prueban su suerte en el extremo del mundo y que se encuentran en una isla de Tierra del Fuego gobernada por un anarquista, el Kaw-Djer.

Este Príncipe lo ha abandonado todo por un ideal: «Soy enemigo irreconciliable de cualquier gobierno que sea». Pero, para Julio Verne, la extrema libertad da origen, irremediablemente, a la tiranía. De modo que el Kaw-Djer, alias Jean Orth, termina convertido en el representante de un anarquismo aristocrático.

Según la tradición de la falsa desaparición, Jean Orth habría muerto a muy avanzada edad, en Noruega, con el nombre de Hans Koehler. Noruega… país al que pertenecía la Isla de los Osos, a donde fue llevado el Talismán de Seth.

«Una vez más, esto no aclara nada —escribirá Robin—, pero introduce una suerte de lógica insana, de coherencia perversa».

EMISARIOS DE LA ORDEN NEGRA

El Miércoles 8 de Julio de 1987, Pierre recibe una llamada de tres misteriosos personajes que dicen pertenecer a una poderosa organización que utiliza la Orden de los 45.

Luego, cuando se dispone a entrar en su auto, es abordado por un «Misterioso Desconocido» cuya semejanza con el famoso esoterista René Guénon (fallecido en 1951) es impresionante.

Éste Guénon maduro, tal como se ve en sus fotografías de El Cairo, le pregunta qué piensa de sus actividades actuales y sonríe cuando Pierre le confiesa su asombro.

La breve conversación con el «Guénon» resucitado termina con la promesa de un nuevo encuentro. Pierre, visiblemente alterado, llama inmediatamente a Robin, como solía hacer.

Éste piensa en un «ardid» de los Compañeros, utilizando a uno que se parece mucho a Guénon para mistificarle o «condicionarle», y le sugiere ir donde el Padre Martin a exigirle una explicación.

Éste va al apartamento del Padre Martin, que recibe de mala manera a Pierre y su hipótesis y jura por Dios y María Santísima que jamás había visto a ese «Guénon». Finalmente, lanza a Pierre una advertencia contra el… Diablo.

Días después, Pierre recibe la llamada de un alemán con acento bávaro (reconoce el acento, ya que su padre es bávaro), que dice llamarse Helmut, y que le propone una cita en un camino rural.

Pierre acepta y se encuentra con un judío alemán, aparentemente diplomático, cuyo tono le irrita un poco:

—La subversión del desorden es el orden —le dice.

Helmut se refiere a los Compañeros Secretos como «Boy Scouts» y «cooperadores estúpidos», señalando, con irónico desdén, que en estos momentos «se portan bien», en un monasterio belga donde suelen hacer retiros.

En este punto del relato de Pierre, Jean Robin no pudo evitar recordar las palabras de J. Parvulesco, donde da muestras de una increíble intuición, más si se tiene en cuenta que no conocía lo que ocurriría. En efecto, en «La Espiral Profética», escribía:

«Es imposible no comprender que la Orden de los Cuarenta y Cinco [...], es, en realidad la representación dialécticamente invertida de la Orden Negra, su muralla exterior [...] su manta sacrificial, la parte [...] que se deja ver deliberadamente [...]

»La Orden de los Cuarenta y Cinco sólo sería la sombra, una de las sombras proyectadas sobre el mundo, y sobre la historia en progreso, por la permanencia inmutable de la Orden Negra [...]».
Finalmente, respondiendo a Pierre, que le interroga sobre sus líderes, Helmut le confía:

—Los jefes de todos nosotros, es el Argond.

Aparentemente, la organización que representa, ha entrado en una fase de intensa actividad cuyo objetivo es 1992, fecha que constituiría la cuarta etapa de un proceso que cuenta con 7. (¿Existiría un lazo con las cartas de De Gaulle?). Una vez más, se despiden con la promesa de un nuevo encuentro.

De hecho, el mismo personaje restablecerá contacto el 21 de Agosto por la mañana. La cita se fija para el 3 de Setiembre, en el Pico Nora (donde se encuentra la antena repetidora para la región Midi-Pirineos), o en el Valle de Arán. Pierre se encontraría allí con los responsables y sabría finalmente lo que se espera de él.

Mientras tanto, el Lunes 27 de Julio, otro enigmático personaje solicita una entrevista, esta vez en el domicilio de Pierre. Se llama Manfred Lickers. Pese a su nombre germánico, se trata de un escocés oriundo de Glasgow, pero que habla un francés perfecto.

Llega a la casa de Pierre acompañado de un árabe que no pronuncia ni una palabra durante el encuentro. Solamente realiza una sesión de quiromancia.

A Pierre le impresiona la belleza y cordialidad de sus visitantes. Tal vez le recuerdan a los impresionantes «Superiores Desconocidos» de la mitología clásica de las Sociedades Secretas.

Manfred Lickers efectúa un interrogatorio encubierto acerca del itinerario espiritual de Pierre. Éste hace una referencia incidental a su amigo Jean Robin, al mencionar sus libros (Lickers tuvo la extrema amabilidad de recordar las «fructíferas investigaciones» de este investigador).

Mientras Pierre relata su entrevista anterior con Helmut y confiesa su extrañeza acerca del «Argond», escucha en tono de reproche:

—Pero vamos, el Argond, es el Dragón.


EL DISCO VOLADOR

Finalmente, el 3 de Setiembre, Pierre se dirige al Pico de Nora, habiéndose descartado el Valle de Arán. Allí, Helmut comienza enseñando a Pierre las ventajas de un nuevo sistema de navegación aérea.

Tras 5 minutos de espera en aquel escenario salvaje, Pierre pudo percibir un silbido que casi alcanzaba el límite del ultrasonido, que iba incrementándose, sin que nada visible apareciese.

—Por favor —dice Helmut con su eterna sonrisa, más socarrona que nunca, mientras se desplazaba—. Puede entrar.

¿Entrar a dónde? Pierre no veía nada. Sin embargo, da tres pasos, un tanto avergonzado por el gesto aparentemente tan absurdo… y casi cae contra una escalera mecánica que acaba de «materializarse».

Al levantar la mirada, comprueba atónito que lleva a un enorme Disco Volador apoyado en cuatro patas: el típico platillo que se dibujaba en las revistas de los años 50, de forma elipsoidal. Y un color blanco brillante que recuerda las lentes de mercurio, y parece surgido de otra dimensión.

Pierre, con evidente emoción, asciende por los peldaños de la escalera y entra en un compartimento, cuya sobriedad le asombra. Pocos cuadrantes. No hay ventanillas. El único piloto se limita a pulsar un botón y la nave despega.

Al parecer, el artefacto funciona gracias a fuerzas antigravitacionales, y emplea las redes telúricas subterráneas y magnéticas aéreas.

Para cambiar de dirección, existe un sistema de agujas, «reductores de rotación» que crean en el interior de la nave una corriente magnética completamente artificial que enlaza la corriente inicial y la del nuevo rumbo.

Pierre también menciona a Robin la «aceleración de Coriolis», pero en este punto, el investigador empieza a perderse un poco...


BASE INTRATERRESTRE EN VALPARAÍSO

Al cabo de sólo 30 minutos, Pierre se encuentra en Chile (el trayecto desde Barcelona tarda 16 horas de vuelo).

A unos 10 Kms de Valparaíso, la nave se desmaterializa momentáneamente, para pasar a través de una pared rocosa. Pierre siente como si le arrancasen un traje de buzo.

Pronto, se encuentra en el interior de una red de túneles subterráneos cuyo equipamiento recuerda a una película de Ciencia Ficción. El viaje desde el Pico Nora ha durado sólo 35 minutos. Pronto nota que la lengua empleada en ese lugar, es el francés.

Según Pierre, también las personas, solas o en grupo, pueden atravesar la pared rocosa gracias a un Bastón Dorado que recuerda al Bastón de Aarón. Cuando son varias personas, van en fila india detrás del que porta el Bastón. Al aproximarse a la pared, el Bastón emite una fuerte luminosidad, y sin más trámite, los hombres atraviesan la roca.

Las personas del subterráneo pueden también crear «réplicas psíquicas» de los Discos Voladores. Para hacerlo, introducen una nave en una enorme campana de vidrio, y después ponen en funcionamiento algunos «aparatos». Unos instantes más tarde, un aura luminosa se eleva y crece hasta recubrir por completo la nave.

—Está estable —declara un técnico.

La campana se levanta para poder sacar la nave original, y luego vuelve a bajar. Un flash blanco, azul y amarillo ilumina la campana, y 10 segundos más tarde le sigue un flash amarillo: una nueva nave aparece, idéntica al «modelo», pero sin consistencia: puede atravesarse.

—No es mala imitación, ¿No? —concluye el técnico con una sonrisa.

De los subterráneos, a veces del ancho de dos autopistas, sólo puede recorrerse una mínima parte, y es posible que surquen todo el continente. Pierre oyó hablar de La Paz… Todo se encuentra bañado por una luz blanca amarillenta, que parece solar, sin que se pueda determinar de dónde proviene.


¿QUIÉNES SON?

La Orden cuenta con cerca de 350.000 miembros de todos los países (unos mil de ellos son franceses), y van y vienen entre los subterráneos y el mundo exterior.

En esta organización, árabes y judíos conviven pacíficamente. Y, según pudo comprender Pierre, uno de los objetivos de sus inspiradores es la utilización de la «Fuerza Psíquica» del Pueblo Elegido.

Sus miembros nunca se dejan ver, salvo a los «invitados» que hubiesen aprobado con éxito las pruebas psíquicas. La multitud de oscuros recibe las órdenes por medio de altavoces, mientras que los Altos Iniciados se desplazan por levitación.

El Argond, su círculo dirigente, está compuesto por 7 alemanes y, cosa extraña, todos enamorados de Francia. Al referirse a ella, se les llenan los ojos de lágrimas.

Los hombres del Argond dicen a Pierre que esperan a «Aquel Que Ha de Venir». Eso es lo que los retiene, por así decirlo, ya que disponen ya de los medios para conquistar el planeta.


EL CHESHKIN

Veneran a una curiosa manifestación que llaman el Cheshkin, «nacido de las entrañas de la materia»: una especie de llama verde con reflejos verde pálido en los bordes. También se puede ver en el centro un movimiento espiral, a la vez ascendente y descendente, de color amarillo.

Esta extraña manifestación la conservan en un santuario, un nicho de piedra de 2 mts de alto. El Cheshkin se encuentra suspendido en el aire: está en contacto con la parte superior del nicho, pero no con la base, de forma tal que nada parece sustentarlo. A cada lado del nicho, 6 luces verdes recuerdan la lámpara roja del Santo Sacramento.

Cinco veces al día, los habitantes del subterráneo van a «recargarse», y se puede observar un curioso fenómeno:

Los Iniciados Menores de la Orden parecen saturarse de una energía demasiado fuerte para ellos, y se retiran rígidos, con movimientos entrecortados que recuerdan a los robots. Los Iniciados Mayores, por el contrario, dominan a la perfección esta energía y su comportamiento no se altera.

Finalmente, 12 Sacerdotes, Guardianes del Santuario, se turnan constantemente para velar el Cheshkin. Están ataviados con un vestido blanco adornado con una Cruz de San Andrés verde. Detalle curioso: todos son indígenas.

Según le explicaron a Pierre, «Aquel Que Ha de Venir» vendrá cuando el Cheshkin se solidifique.

Robin piensa que el Cheshkin sería una aparente hipóstasis de la Shekinah, «Presencia Real» de la Divinidad, en relación con Agartha. Y de los Sacerdotes indígenas, piensa en un posible vestigio de la Tradición Atlante (de Raza Roja).


EL CADÁVER DE HITLER

En un segundo viaje, a Pierre se le muestra el cadáver de Hitler, conservado en un relicario hexagonal. Según le explican, Hitler no se suicidó en el Búnker, como indica la versión oficial, sino que murió en aquella Base Subterránea en Abril de 1953.

Alemania, le contaron, fue abandonada por la Orden Negra el 10 de Febrero de 1943, sin que Pierre pudiese comprender qué importancia tenía esa fecha. Sólo pudo saber que en Valparaíso se consideraba con verdadera condescendencia a algunos jerarcas «intelectuales» del Tercer Reich.

Para más extrañeza, al lado del cadáver de Hitler, estaba el de de Raoul Wallenberg, aquel diplomático de familia sueca que, según la versión oficial, había salvado a miles de judíos húngaros durante la guerra, desapareciendo misteriosamente en 1945, «secuestrado» por los soviéticos en Budapest.

Según le explicaron, en 1945, Wallenberg había ido a Kiev a hacer un «stage». Tampoco hubo secuestro, sino que, simplemente regresaba al seno de la Orden Negra (donde numerosos soviéticos, muy hostiles a Trotsky, consideran al bolchevismo como un mal necesario).

Pierre estuvo demasiado asombrado ante esta historia para formular preguntas inteligentes, para las cuales, seguramente, no le habrían brindado las verdaderas respuestas.


LOS CONDENSADORES MAGNÉTICOS

Posteriormente, Pierre formó parte en dos expediciones nocturnas a la mítica región francesa de Rennes-le-Chateau: la primera para desplazar cierto «Talismán de Isis» unos kilómetros. Y la segunda, para instalar tres «Condensadores Psíquicos» que reproducen a escala reducida el Cheshkin.

Tal vez, con ello se pretenda propiciar el advenimiento del Gran Monarca francés, profetizado desde la Edad Media...

Pierre contó a Robin que el Cheshkin original había redoblado su actividad: la misteriosa energía que emite, había causado varios muertos en las filas de la Orden Negra. Por esta razón se había decidido limitar a 3, en lugar de 5, las visitas cotidianas al «Santuario».


FUENTES:
  • «Operación Orth» (Jean Robin).
  • «¿Quién mueve los hilos del mundo?» (Monográfico de Rev. «Más Allá», Junio de 1993).
  • 5 comentarios:

    1. que curioso los detalles de ese tal cheshkin ahora la pregunta seria de donde viene esa cosa cual es su origeny so del talisman de isis mmmm. solos te digo xentor que por mi cabeza pasa los errores dejados en esta la ultima vercion 13. recien me acuerdo que hace ya un tiempo me dijieron que en francia se necuentra el destino del heredero o no se que pero deb ser otro cuento otro esclabon mas de esta ultima vercion

      saludos grandotes xentor y siguele con tus blog man

      ResponderEliminar
    2. Difícil saber cuál pueda ser el origen del Cheshkin, aunque su apariencia de "llama verde", me hace pensar en esos Cristales Extraterrestres llamados Girku o Ergomenón (ver sobre esto en http://cronicasdelgirku.blogspot.com, en la sección "Los Cristales Girku"). Puede haber una relación.

      En cuanto al "Heredero Francés" que mencionas, te recomendaría googlear el concepto del "Gran Monarca" francés. Hay muchas profecías sobre la aparición de este personaje en el Final de los Tiempos.

      ResponderEliminar
    3. yo quiero decir... si en realidad existe la orden negra y creo que existe.. xq dicen judios y arabes viven junto? existen las rekigiones dentro de la orden?? en que realmente creen?.. xq usan sacerdotes y templos? para mi la veneracion es algo irrelevante.. el creer en algo.. sea real o irreal.. es lo que vale.. como los iluminados.. uno mismo es su propio soberano..pero es muy interesante el tema... me gusto mucho..

      ResponderEliminar
    4. Hola. Tanto árabes como judíos se consideran descendientes de Abraham, así que, puede que en esta Orden se considere "sagrada" a la Semilla de Abraham, en el sentido de considerarse que posee una Fuerza Psíquica especial y aprovechable.

      En cuanto a la "veneración", la cosa va por ahí mismo. Por lo que cuenta Pierre en su relato, parece que esta Orden ha redescubierto ancestrales Técnicas de Poder, que se han perdido en nuestra Civilización, donde vemos que las Iglesias oficiales sólo exhiben un ritualismo deformado y sin poder real.

      Por otro lado, el ritualismo (con o sin poder real) es un ingrediente típico de las Órdenes Secretas, y los Illuminati tampoco escapan a ello.

      ResponderEliminar
    5. Hola, te felicito por el blog, sobre Shekina, es la diosa primordial de este universo manifestado, ya hemos entrado en la ERA DE LA DIOSA..donde la igualdad entre hombres y mujeres va hacer una realidad..
      Tambien puede encontrarse como el regreso de Inanna..
      Lo que se debe considerar aqui, es que SHEKINA ES UNA FUERZA, y como tal va a manifestarse a traves de distintas personas.

      ResponderEliminar

    Los comentarios son moderados, para evitar trolls.